Una representación de la dirección local de Izquierda Unida en la ciudad de Sevilla, encabezada por su coordinador, José Manuel García, y por el portavoz del grupo municipal, Antonio Rodrigo Torrijos, ha acudido este martes al Centro Deportivo Fundición, ubicado en la calle Crédito, para mostrarle su apoyo y solidaridad a los trabajadores que en el día de hoy han paralizado parcialmente su actividad al objeto de protestar contra la privatización de esta instalación pública.

«Hemos vuelto a darles ánimos y a recordarles que estamos a su entera disposición para lo que necesiten», ha indicado José Manuel García, quien se ha felicitado de que cada vez sean más los vecinos de Sevilla que se oponen a «la nefasta medida que el Gobierno de Zoido pretende llevar a cabo por las bravas y sin ningún tipo de diálogo». Así, ha advertido de que la privatización de este centro sólo traerá consigo consecuencias negativas en forma de despidos, de deterioro de las condiciones laborales de la plantilla, de incremento de tarifas y de pérdida de la calidad del servicio que se presta actualmente a sus usuarios.

«La empresa que resulte adjudicataria del contrato aplicará criterios de gestión basados en la búsqueda del mayor beneficio posible y, por tanto, la orientará al negocio y a la rentabilidad, en vez de a la promoción del deporte de base, como ocurría hasta ahora», ha añadido el coordinador local de IU. Y es que, según ha denunciado, «el PP, con sus políticas, está poniendo en serio peligro el modelo que IU logró impulsar desde el IMD en el mandato anterior y que, ante todo, concebía el deporte como un factor de cohesión social».

Para García, el hecho de que los trabajadores y usuarios del CD Fundición hayan sido capaces de recoger, en tan sólo unos días, cerca de 4.000 firmas contra la privatización de esta instalación municipal en un distrito como el de Casco Antiguo, donde la mayoría de sus vecinos votó al PP en las pasadas elecciones municipales, «demuestra a las claras el amplio rechazo ciudadano» que concita este proyecto.

«El alcalde y su equipo de gobierno cada vez engañan a menos gente», ha aseverado el dirigente de Izquierda Unida, quien ha cuestionado las promesas del PP respecto a la subrogación de los empleados. «En estos momentos no hay ninguna garantía de que la empresa que venga vaya a mantener en sus puestos al conjunto de la plantilla y, mucho menos, después de la última reforma laboral de Mariano Rajoy, que ha dejado al trabajador más desprotegido y carente de derechos que nunca», ha subrayado.

Por ello, García ha saludado el éxito de esta primera movilización de la plantilla, ya que, en su opinión, «es la única vía que le han dejado para defender sus trabajos» frente a la «voracidad privatizadora de Zoido», a quien ha reprochado su obsesión por vender a precio de saldo una instalación modélica, costeada con el dinero de todos los sevillanos y que hasta ahora había funcionado estupendamente.

«Exigimos al alcalde que recapacite, que escuche a los afectados y dé marcha atrás en sus planes», ha sentenciado García. Finalmente, ha reiterado que Izquierda Unida continuará respaldando todas las acciones que trabajadores y usuarios convoquen para evitar que el PP termine satisfaciendo sus apetitos privatizadores y que, por otro lado –ha recordado—, no se ciñen exclusivamente al CD Fundición, sino que se extienden a otras instalaciones deportivas, como las existentes en Pino Montano o San Jerónimo.