La poesía de Aquilino Duque vuelve a uno de los lugares en la que nació. Los Jardines del Valle cuentan, desde este miércoles, con el poema «Colegiala del Valle» presidiendo una de sus entradas. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha inaugurado una placa en homenaje a este poeta sevillano.

Numerosos familiares y amigos del Duque han acompañado al poeta en este acto al que también ha acudido la delegada de Cultura, Educación, Juventud y Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, y la delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro. Los nietos del poeta han sido privilegiados testigos del acto de homenaje a su abuelo.

Zoido y Aquilino Duque en los Jardines del Valle«Estoy agradecido a la ciudad de Sevilla y este acto es la culminación de las atenciones que ha tenido conmigo», ha afirmado Aquilino Duque durante el acto. «Conmigo siempre se han portado bien, me han dado premios hasta antes de que los mereciera», ha bromeado el homenajeado. «¿Qué más puedo pedir?», ha añadido.

Por su parte, el alcalde ha destacado la figura de Aquilino Duque como «uno de los escritores más destacados y más admirables que ha dado Sevilla». «Muchas gracias Aquilino por todo lo que le has dado a Sevilla con tu pluma y tu talento», ha asegurado Zoido.

«Es posible ser progresista y conservador al mismo tiempo, quizás sea ese el camino para llegar a la verdad; y Aquilino siempre se ha esforzado a lo largo de su vida por encontrar la verdad», ha explicado el alcalde. El edil también ha subrayado la «sinceridad y la honradez en una obra extensa y llena de reconocimiento». «Quizás su obra haya molestado a alguien. Allá ellos», ha concluido Zoido.

«Siento mucho que la moda es quejarse siempre del ambiente contra el que se lucha, la censura y todas esas pamplinas pero, francamente, de Sevilla sólo puedo decir que sólo he tenido atenciones», ha concluido Aquilino Duque, que fue distinguido con el Premio Nacional de Literatura de 1974. Anteriormente había obtenido el Premio Leopoldo Panero de poesía en 1968, el Premio Ciudad de Sevilla de novela en 1970 y el Premio Fastenrath de la Real Academia Española en 1972.