El pleno del Ayuntamiento de Sevilla, reunido este viernes en sesión ordinaria, ha aprobado por unanimidad una moción del Grupo socialista, para emprender una experiencia piloto” gracias a la cual la planificación de determinadas actuaciones de mejora urbana en espacios y equipamientos públicos, es decir «microactuaciones» urbanas, dependa de «mecanismos de participación».

El concejal de Hábitat Urbano y portavoz del Grupo Socialista, Antonio Muñoz, ha sido el encargado de exponer esta moción destinada a «promover una experiencia piloto» gracias a la cual determinadas actuaciones de mejora urbana en espacios y equipamientos públicos de los distritos nacerán de la «participación ciudadana», es decir de las opiniones y propuestas de los propios vecinos.

Los socialistas, en ese sentido, apuestan por establecer una experiencia «piloto» de «mecanismos de participación» para determinar la planificación de «microactuaciones urbanas», abogando así por «recoger propuestas y establecer prioridades en la selección de determinadas actuaciones de los programas de inversión municipal».

Así, la propuesta determina textualmente el inicio de «las medidas necesarias para introducir, como experiencia piloto para su evaluación, mecanismos de participación en la planificación de determinadas actuaciones de mejora urbana en espacios y equipamientos públicos de los distritos de la ciudad, en el marco de los programas de inversión municipal aptos para este proceso».

Profundizar en las actuaciones

Eva Oliva, por parte de IU-CA, ha secundado esta «cesión de poder a los vecinos», rememorando el programa de Presupuestos Participativos promovido precisamente por IU-CA cuando cogobernaba con el PSOE en la era del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín. A su juicio, dicho programa se tradujo en «buenos resultados». No obstante, IU-CA pide que las obras sometidas a este programa vayan más allá de las microactuaciones.

Julián Moreno, por Participa Sevilla, ha propuesto una enmienda a la moción original, para «profundizar en la democracia participativa», avisando de que esta idea no puede dedicarse sólo a las «migajas» presupuestarias y apostando por someter a esta experiencia «las microactuaciones pero también grandes decisiones». Además, ha pedido que la experiencia tenga el pronunciamiento vecinal como vinculante, en demanda de una «participación efectiva».

Javier Millán, por Ciudadanos, ha reconocido el carácter «innovador de la moción», pero ha pedido que el Ayuntamiento apueste aún más por un «modelo de participación bidireccional» con los ciudadanos. Por el PP, el concejal Ignacio Flores ha manifestado el deseo de los populares de que «esta experiencia piloto se transforme en realidad», defendiendo la plataforma digital de E-Democracia promovida por el Gobierno municipal del PP en el pasado mandato, sobre todo porque según avisa, los socialistas la han hecho «desaparecer del mapa» tras desembarcar en el poder.

Avances en participación

El alcalde hispalense, Juan Espadas, ha defendido, finalmente, que en su proyecto presupuestario para 2016, «aún en discusión y negociación», los socialistas proponen que una «partida presupuestaria concreta» esté sujeta a su aplicación según determinen las juntas municipales de distrito, a través de un mecanismo o modelo de decisión aún por definir. «Estamos avanzando en mecanismos de participación», ha enfatizado advirtiendo de que tal extremo, al PP, le «suena a chino mandarín». A tal efecto, ha apostado por aplicar la participación ciudadana ciñendo determinadas partidas a «las opiniones, ideas y propuestas» de los vecinos, pero «sin renunciar a la democracia representativa». Finalmente, el PSOE no ha aceptado la enmienda de Participa Sevilla «para no condicionar la metodología» del futuro procedimiento, votando todos los grupos a favor de la moción.

También por unanimidad, el pleno ha aprobado otra moción del Grupo socialista, sobre el Canal del Valle Inferior del Guadalquivir, que recorre los municipios entre Peñaflor y Sevilla y que da servicio a 20.000 hectáreas de terreno agrícola. La moción señala los «problemas derivados del encorsetamiento del trazado del Canal del Valle Inferior del Guadalquivir en el interior de la trama urbana de Sevilla, como la barrera física existente entre ambos márgenes, los costes de conservación y limpieza del trazado urbano y las interferencias con la infraestructura urbana existente», con especial incidencia en la calle Secoya y la calle Cojinete, ambas en el distrito Este-Alcosa-Torreblanca.

Por eso, se insta a la Comunidad de Regantes del Canal del Valle Inferior del Guadalquivir y a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir a retomar de forma urgente las labores continuas de conservación y limpieza en el trazado urbano del mismo a su paso junto la calle Secoya y la calle Cojinete, así como la ejecución de un cerramiento exterior que asegure la seguridad del entorno, solicitando el uso en superficie del trazado ya cubierto, así como estudiar técnicamente su posible uso como zona recreativa y de aparcamiento; generando un boulevard junto a la calle Secoya, entre otros aspectos.