El Ayuntamiento de Sevilla abría al tráfico hace escasos días la calle San Luis, uno de los principales accesos al Casco Antiguo de la ciudad. Los trabajos, acometidos por la empresa pública de aguas, Emasesa, surgieron del compromiso del Consistorio con la Unión Europea para evitar las fugas de aguas en el suministro.

Esta actuación, dotada con un presupuesto de 1.254.465,19 euros, finalizó tres meses antes de lo previsto. A la calle San Luis se le une más de medio centenar de calles del distrito entre las que destacan Almirante Lobo, Goles, Alfonso XII o San Pablo. A estas mejoras hay que sumar las llevadas a cabo en los colegios Sor Ángela de la Cruz, Jardines del Valle, Huertas de Santa Marina, San Isidoro o Macarena. En lo que va de legislatura se han instalado 576 bolardos en las calles del distrito Casco Antiguo.