Con objeto de lograr un ahorro en el coste energético del alumbrado viario, la Gerencia de Urbanismo está incorporando progresivamente una serie  de sistemas de ahorro de energía en los cuadros de alumbrado público. El ahorro energético constituye, además de un propósito municipal, una exigencia del Reglamento de Eficiencia Energética de Alumbrado Exterior, aprobado por RD 1890/2008, de 14 de noviembre, que establece la obligatoriedad de esta medida  en las instalaciones de más de 5 kilowatios.

En este contexto, este organismo instalará próximamente unos equipos estabilizadores y reductores del flujo de las lámparas, para que la intensidad de luz de éstas baje a partir de una alta hora de la noche, coincidiendo con la disminución del tránsito de vehículos y personas, con la consiguiente reducción del consumo eléctrico. El momento elegido para proceder a este descenso en los niveles de iluminación es las doce de la noche, en los meses de verano, y las once de la noche, en temporada de invierno. Esta bajada en la intensidad lumínica no acarrea en ningún caso una reducción de los niveles de seguridad en la vía pública, dado que el nivel de luz se mantiene por encima, claramente, de los mínimos que marca el Reglamento de Eficiencia Energética de Alumbrado Exterior y, en todo caso, por encima del 70%.

En concreto, esta medida permite un ahorro entorno al 25 % del consumo de electricidad, tal y como se ha constatado ya en los más de setenta cuadros de mando en los que ha sido instalado con anterioridad. Se trata pues, de un sistema que la Gerencia de Urbanismo viene utilizando en los últimos años, junto con otros similares, con los que se consiguen reducciones de flujo considerables.

En esta ocasión, las instalaciones se realizarán sobre doce cuadros de mando, que suministran energía a un total de cincuenta calles y dos zonas verdes de grandes dimensiones, como son el Jardín Americano, en la Isla de la Cartuja, y el Parque de Miraflores. En la elección de los cuadros en los que se incorporan estos equipos se tienen en cuenta, principalmente, criterios de rentabilidad económica y de magnitud de las instalaciones, primándose sobre todo aquéllas que tengan suficientes puntos de luz que hagan viable la medida.

Las zonas a las que corresponden los viarios que los próximos meses van a incorporar esta medida son principalmente: la Isla de la Cartuja, el barrio de los Pajaritos, Sevilla Este y, el Centro, además de los espacios verdes antes mencionados.

Una vez que ha sido aprobado el coste de esta actuación, que asciende a 60.128 €, la Gerencia de Urbanismo procederá a la tramitación del correspondiente contrato. Se espera que las obras, con un plazo de ejecución de cuatro meses, puedan estar terminadas en los primeros meses del próximo año, de modo que el nuevo sistema de ahorro de energía pueda comenzar a funcionar por esas fechas.