El Ayuntamiento de Sevilla ha sacado a relucir el documento presentado por los vecinos de la Plaza del Pelícano en el que se instaba a retirar los bancos de dicho enclave «debido a problemas de convivencia por el mal uso que determinados individuos hacen de los mismos», relata el escrito, avalado por una treintena de firmas. El Consistorio justifica así su medida y reitera que «hay que garantizar el derecho de los vecinos al descanso».

En respuesta a la asociación vecinal La Revuelta, quien ha anunciado en una nota que presentará una moción en la próxima Junta Municipal del Distrito en la que solicita la reposición de los bancos, el Ayuntamiento ha vinculado la retirada del mobiliario urbano a una petición vecinal presentada el pasado 14 de junio por lo que desmiente que «la actuación municipal no responde a la voluntad de los vecinos, sino a  una política de privatización del espacio público en todo el centro de la ciudad que tiende a sustituir bancos por veladores», como denunciaba la nota de La Revuelta.

Los vecinos firmantes de la propuesta mantienen en la misma que «desde hace tiempo, es un punto de reunión de los individuos para mantener timbas de póker hasta altas horas de la madrugada», así como un «punto de encuentro para la venta y consumo de estupefacientes sin evitar ni tan siquiera la presencia de niños». «Se está privando a nuestros hijos del disfrute de la plaza para sus juegos infantiles», continúa el escrito.

Fuentes municipales han asegurado que los bancos retirados de la Plaza del Pelícano se van a reubicar en otro punto del distrito, concretamente tres bancos en la plaza San Antonio Padua y otro en la Gavidia. Por otro lado, los bancos de Los Terceros y Cronistas a los que hacía alusión la nota de La Revuelta se retiraron por petición vecinal en la anterior legislatura, «por lo que no es cierto que la retirada se haya hecho durante este mandato, como sostiene esta Asociación en su nota».