La Delegación de Urbanismo y Medio Ambiente ha llevado a cabo diversas actuaciones de adecentamiento, acondicionamiento y mejora en el Paseo Juan Carlos I. En concreto, se han plantado en la zona nuevas palmeras resistentes al picudo rojo y variedades poco frecuentes en Sevilla, como son el  ginkgo biloba o el  ciprés de los pantanos. Además, ya han finalizado las tareas de poda.

La zona de actuación comprende 2,3 kilómetros, que van desde la Pasarela de La Cartuja hasta el Puente del Alamillo en el margen izquierdo del río, frente a lo que fue la Exposición Universal de 1992. Los trabajos de plantación y poda empezaron el pasado mes de marzo dado el «mal estado en el que se encontraba», según destacó el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, en la presentación del proyecto.

Se precisaba, por tanto, de «podas severas y adecentamiento de plantas que están muy deterioradas». Las tareas también han supuesto el ajardinamiento de todo el paseo, «para remodelar y revalorizar la singularidad de esta zona». Para ello se han usado especies singulares como cipreses o el ginkgo biloba.

Paseo Juan Carlos IIntercalados con los cipreses de los pantanos se encuentran los ejemplares de ginkgo biloba, árbol caducifolio de porte grande, puede alcanzar 35 metros de altura, con copa estrecha, algo piramidal y formada por uno o varios troncos. Es una especie muy longeva, muy estimado como ornamental, especialmente por sus tonalidades amarillentas en otoño, sus escasas necesidades de riego y alta tolerancia a la contaminación, y que junto a la especie principal dará sombra, cuando crezcan, al paseo al tiempo que bajo su cubierta se podrá observar la lámina de agua del río. Además se han respetado los pies existentes de adelfas, que en lo sucesivo se guiarán en estructura arbórea, lo cual dará un toque distinguido y de floración al conjunto.

Asimismo, en la zona enfrentada al paseo, se han plantado cocos plumosos, una palmera exenta hasta ahora de enfermedades o plagas a destacar, de fácil poda y limpia, bajo coste de mantenimiento y que dará una cierta nota exótica al conjunto de la intervención.

Cabe recordar, que el Ayuntamiento de Sevilla, a través del distrito Macarena y Parques y Jardines, ha instalado un pipican en el Paseo Juan Carlos I, junto al puente de La Barqueta, una petición que los vecinos venían demandando desde hace tiempo. Así, esta nueva zona para perros de 1.600 metros cuadrados, cuenta con un cerramiento antivandálico y está dotado de bancos, papeleras y dispensadoras de bolsas para recoger los excrementos.

Por otro lado, se han realizado y se están haciendo diversas actuaciones de poda en el Paseo Juan Carlos I. Concretamente, se van a podar y tratar con tratamientos fitosanitario preventivo más de 400 especies y sustituirán unos 40 chopos secos.