Unos bancos han enfrentado a todos contra todos en la plaza del Pelícano. El conflicto al que se ha llegado en la zona norte del centro de Sevilla ha quedado patente en la última sesión de la Junta Municipal del Distrito Casco Antiguo a la que llegaba como moción de urgencia una propuesta que pedía restablecer unos bancos que se retiraron el pasado miércoles a petición de parte del vecindario. Populares contra socialistas, vecinos probancos contra los que demandaban su retirada. Tenso debate en el que las distancias han quedado evidenciadas.

La fricción ha sido evidente desde que arrancó la sesión. Las primeras chispas saltaron al comprobarse que el público presente en la sala junto con los vocales de la Junta superaba el aforo máximo permitido. Desde primera hora ya se citaban en el centro cívico Las Sirenas una nutrida representación de las partes enfrentadas. En los primeros compases se llegó a barajar la posibilidad de suspender la celebración de la sesión, propuesta que no fructificó tras la intervención del presidente accidental de la Junta Municipal, José Luis García, en sustitución de la delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, que se encontraba enferma.

Pancartas en la salaEl rifirrafe se saldó con la expulsión de Luciniano Rodríguez, vocal de Izquierda Unida en dicha Junta en otras ocasiones pero que se encontraba en la sala en calidad de espectador, al ejercer la representación del grupo el vocal Joaquín Távora, que abandonó la sesión como muestra de solidaridad con su compañero.

Salvado el contratiempo y tras debatir apenas tres propuestas que no alcanzaron el voto positivo de la sala, entró a debate la propuesta presentada de urgencia por la Asociación de Padres y Madres del Colegio Alberto Lista, representada por Rafael Ibánez. La misma pedía la rápida restitución de los bancos a la plaza del Pelícano y que se apliquen medidas de diálogo, disuasión y sanción en aquellos casos en los que se perturbe el descanso de los vecinos. La medida no prosperó.

En su intervención, la directora del Distrito Casco Antiguo, Olga Carrión, explicó que la decisión de retirar los bancos llegaba tras varias reuniones mantenidas con los vecinos y otras tantas con la Policía Local, Policía Nacional y Cecop Social. «La policía ha actuado sin que se haya solucionado el problema y la delegada ha dado prioridad absoluta al descanso de los vecinos», ha defendido Carrión. «Y ya sabemos que la retirada de los bancos no es lo ideal, no es perfecta pero se ha elegido el mal menor», ha concluido. También recordó que los bancos de la plaza del Cronista y de Los Terceros fueron retirados en la anterior legislatura, «cuando gobernaba el PSOE en coalición con IU».

Por su parte, el representante del PSOE en la Junta, Antonio Gómez, criticó que la decisión adoptada «demuestra la ineficacia de la delegada del Distrito». «No es un problema de los bancos, es la falta de responsabilidad del Gobierno local. La opinión socialista también era defendida por el proponente. Ibáñez recordaba «que los bancos no son los malos, malas son las personas». Ambos han convenido que el Distrito convoque a los vecinos y busque una solución que satisfaga a todas las partes.

La defensa de la decisión de retirar los bancos ha llegado desde la bancada popular. «La solución no es la retirada de los bancos, el problema no es el Gobierno local, el problema es el incivismo», afirmaba el vocal del PP. «El Distrito ha actuado con eficacia la hacerse eco de los problemas de los vecinos y ha tomado una decisión transitoria; no es la solución definitiva, evidentemente», confirmaba.

«No hay otra solución»

Entre tanto, los vecinos han ido aportando sus experiencias al respecto. «En la plaza del Pelícano se ve de todo y se hace de todo», explicaba una residente en la plaza que defiende la retirada de los bancos. «No quiero que se convierta la medida en un conflicto político», añadía. Por otra parte, uno de los miembros de la Asociación Vecinal La Revuelta del Casco Norte admitía que quitar los bancos podría ser una solución provisional pero convendría saber cuándo se restituían. «Lo apropiado es que los vecinos conserven sus derechos pero que se restablezcan los bancos», añadía.

«Mis nietos no pueden salir al balcón porque ven como se cambian de ropa en la plaza, como hacen sus necesidades y hasta como hacen el amor, durante el día y la noche», explicaba otra de las vecinas. «No queríamos que se retirasen los bancos pero es que no vemos otra solución», ha defendido otra de las residentes. «Ahora se ha convertido en un conflicto entre los vecinos», ha agregado.

Juan Carlos CabreraYa en los últimos compases del Pleno, el concejal del PSOE Juan Carlos Cabrera evidenciaba su «malestar» al conocer el problema que aquejaban los vecinos en los últimos tiempos. «Si así se garantiza el descanso de los vecinos, estamos a favor; pero esto no puede ser como el refrán ‘muerto el perro se acabó la rabia’ ya que las plazas son un lugar de convivencia y si no se restablecen los bancos, habremos fracasado como ciudadanos», defendía el socialista.

Al final, una vez finalizada la sesión llegaba el turno para los cara a cara entre vocales y el público. Las distancias se evidenciaron una vez más. Los afectados narraban sus problemas a los que defendían la restitución de los bancos. «Nos han tirado de todo, de naranjas a bolas de billar; nos han insultado y amenazado», esgrimían con gesto adusto. Y en el centro del debate, unos bancos que han llevado el descanso y sembrado la discordia a partes iguales en la plaza del Pelícano.