El Grupo Socialista ha denunciado hoy «el engaño y el despropósito» del contrato de recogida de aceite usado adjudicado por el gobierno de Zoido que más de ocho meses después sigue sin prestar ni siquiera los servicios mínimos exigidos en el pliego de condiciones, lo que supone «un grave incumplimiento».

Así, según subrayó la concejala Encarnación Martínez, el pliego aprobado por la comisión ejecutiva de Lipasam planteaba a la empresa adjudicataria la instalación de 500 contenedores en un plazo de ocho meses, cifra que en el segundo año debía ampliarse en 300 más. «Han pasado nueve meses y se han instalado muchos menos, de forma que en la mayoría de los distritos no hay posibilidad alguna de que los vecinos puedan reciclar su aceite usado», explicó la concejala socialista, quien subrayó que los «contenedores que el gobierno de Zoido ha instalado hasta el momento son una cifra claramente insuficiente».

Encarnación Martínez subrayó que en el último consejo de administración de Lipasam, a instancias del Grupo Socialista el gobierno de Zoido tuvo que admitir que apenas se habían instalado unos 60 contenedores y únicamente en los distritos de San Pablo y Este, con una previsión de incrementar esta cifra hasta un máximo de un centenar en los próximos meses. Esta cifra supone que no se ha alcanzado ni un 15% de lo comprometido en los pliegos de condiciones aprobados por la dirección de Lipasam. «Cuando hemos pedido explicaciones sólo nos hemos encontrado con una sucesión de excusas de dudosa legalidad como plantear que el pliego de condiciones de un contrato público podía estar condicionado a la aprobación de una ordenanza municipal posterior. Ese argumento no se sostien, explicó la concejala socialista, quien advirtió que el Grupo Socialista seguirá pidiendo acceso a todos los documentos y analizando la situación para «adoptar las medidas necesarias para defender el interés general y que se cumpla la legalidad».  De hecho, ya se ha requerido por escrito información sobre el número exacto de contenedores de recogida de aceite y su ubicación exacta.

Encarnación Martínez advirtió que la gestión del contrato de recogida de aceite usado ha estado plagada de errores y de despropósitos desde el primer momento que han provocado la existencia de serias dudas legales sobre la actuación del gobierno de Zoido y graves perjuicios a numerosas empresas. «En cuanto firmaron el contrato ya empezaron a obligar a todos los establecimientos a entregarles su aceite usado, sin esperar a que se aprobara una ordenanza que lo permitiera e impidiendo que entregaran estos residuos a otras empresas homologadas por la Junta de Andalucía a cambio de distintas contraprestaciones. Sin embargo, el principal servicio a los ciudadanos que se debía prestar con este contrato, ofrecer a los vecinos un servicio para la recogida de aceite usado, sigue paralizado. Y miles de ciudadanos llevan sin contenedores desde que en 2013 el gobierno de Zoido tomó la decisión política de retirarlos. Los sevillanos tenían un hábito de recogida de aceite usado que el gobierno de Zoido por una decisión política ha roto durante dos años. Se ha retrocedido enormemente en este mandato por la dejadez y la pésima gestión del PP» concluyó Encarnación Martínez.