El Grupo Socialista votó ayer en contra del acuerdo propuesto por el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, por el que la Gerencia «se desprende de la Casa del Pumarejo y abandona así el proyecto de rehabilitación del edificio para construir en él viviendas sociales y espacios comunes para las numerosas asociaciones que trabajan en él y para los vecinos», según ha señalado el PSOE en una nota.

Así, la Gerencia de Urbanismo, con el voto contrario del PSOE, alegó ayer que la rehabilitación del edificio y el proyecto de viviendas sociales «excede de sus competencias» y devolvió el inmueble a la Delegación de Hacienda y Administración Pública del Ayuntamiento anulando así la cesión aprobada en 2009 y la inclusión el Parque Social de Viviendas ratificada en marzo de 2011. «El gobierno del PP debe explicar ahora qué quiere hacer con la Casa del Pumarejo. Si Urbanismo no va a rehabilitar el inmueble para hacer viviendas sociales, ¿quién se va a hacer cargo del proyecto? ¿Quién va a realizar el mantenimiento de un edificio protegido que, según se desprende de los informes técnicos, ha empeorado sensiblemente en los últimos años», explicó el portavoz adjunto del Grupo Socialista, Antonio Muñoz.

La Casa del Pumarejo, que fue adquirida tras un largo proceso de expropiación del Ayuntamiento, tiene clausuradas viviendas y zonas comunes y tiene limitados sus usos desde que en noviembre de 2012 se suspendiera el acuerdo de concesión demanial a la Asociación Casa del Pumarejo de mayo de 2011. Desde 2007 existe un proyecto de rehabilitación pendiente de ejecución que suponía aprovechar este edificio como viviendas sociales con amplias zonas comunes para permitir la continuidad del trabajo que asociaciones y vecinos realizan allí. Según el acuerdo aprobado ayer, y pese a que esa rehabilitación sigue pendiente, «Urbanismo ha decidido renunciar a la gestión del histórico edificio, deshacer todos los acuerdos adaptados por el Ayuntamiento en los últimos años, abandonar el proyecto de construcción de pisos sociales y devolver la Casa del Pumarejo a la Delegación de Hacienda, desentiéndose así de su futuro».

«Es otro ejemplo más del desinterés del gobierno de Zoido por las viviendas sociales. Hay un parque municipal de viviendas claramente insuficiente para responder a la demanda actual y en el que además ha habido pisos vacíos durante meses. Zoido se encontró con un proyecto concluido del Corral de la Encarnación, mantiene la mayor parte de las viviendas vacías y ha cambiado un equipamiento social y cultural por una comisaría. Se encontró un edificio expropiado, Encarnación 5 y 6, con un diseño para un edificio de viviendas sociales y nada más comenzar el mandato le cambió el uso y lo preparó para su enajenación. Y, ahora, abandona la Casa del Pumarejo y dice que hacer viviendas sociales en este edificio no está entre sus competencias”, resumió el portavoz adjunto socialista, quien instó a Zoido a dar priorizar las medidas en materia de vivienda y a poner en marcha proyectos de rehabilitación que, además, permitan incrementar el parque de viviendas sociales.