La delegada de Hacienda y Administración Pública, Asunción Fley ha recordado que «es curioso que el PSOE tenga ahora prisas por la aprobación de una ordenanza que regule la cesión de locales municipales vacíos a asociaciones que carezcan de sede cuando en doce años no fueron capaces de llevarla a cabo. También quiero recordar al PSOE que ahora poner orden en el caos que dejaron no es una tarea fácil».

Asimismo, la delegada ha señalado que «ya se está ultimando la ordenanza para regular la cesión a terceros de inmuebles o locales de titularidad municipal, si bien, el proceso no es fácil puesto que la información que existía al llegar al gobierno era muy escasa». En este sentido, Fley ha comentado que con la nueva ordenanza «se pretende introducir racionalización en la cesión de locales porque durante el anterior gobierno de PSOE e IU se han cedido locales a entidades y asociaciones con bastante arbitrariedad e incluso en algunos casos muchas entidades o asociaciones estuvieron haciendo usos de los mismos en precario, es decir; sin títulos que justificaran el uso que estaban haciendo y por lo tanto de esta manera sin seguridad jurídica ni para los mismos ni para el propio Ayuntamiento, propietario de los locales».

Asimismo, la delegada de Hacienda y Administración Pública  ha indicado que «aunque el Ayuntamiento entiende que la legislación vigente en la cesión de locales es bastante clara hemos preferido matizarla y definir aún más el procedimiento de esta cesión con esta ordenanza con la que se lleva tiempo trabajando». Fley ha recordado que «con el PSOE e IU en el gobierno se produjeron muchos casos en los que se retiraban locales a entidades a favor de otras que podían ser más afines ideológicamente en esos momentos al gobierno, y el actual gobierno quiere acabar con estas situaciones, regulando absolutamente las gestiones bajo un criterio objetivo, justo y de igualdad para todos».

Por último, la delegada ha recalcado que «la ordenanza también va a establecer, aparte de regular el uso de los inmuebles estableciendo unas reglas básicas, un mecanismo de evaluación de la rentabilidad social obtenida por el uso de cada local, a fin de evitar que haya infrautilización de los mismos o que se produzca un uso inadecuado de los bienes, porque hay que recordar que son bienes de todos los sevillanos al ser propiedad del Ayuntamiento».