El portavoz socialista del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, elevará al pleno una moción sobre el conflicto que atraviesa el entorno de la plaza de la Alfalfa, en pleno corazón de la ciudad, como consecuencia de las molestias derivadas de las concentraciones de jóvenes y la práctica del botellón durante las noches de los fines de semana, especialmente en la calle Pérez Galdós.

Juan Espadas ha visitado este martes la calle Pérez Galdós, en el entorno de la plaza de la Alfalfa, en el marco de las acciones de un colectivo de los vecinos de esa zona, quienes han creado en la red social Twitter un perfil para denunciar públicamente las molestias que sufren como consecuencia de la concentración de jóvenes durante las noches de los fines de semana y la práctica del botellón. Mediante este perfil, bautizado como Alfalfa Degradada, estos vecinos difunden imágenes, vídeos y comentarios de esta problemática que, eso sí, viene de largo en el entorno de la Alfalfa.

Durante la reunión celebrada por Juan Espadas con estos vecinos, los mismos han lamentado insistentemente las molestias motivadas por las concentraciones de jóvenes las noches de los fines de semana y la práctica del botellón. «Los echan de los bares y vienen a la puerta de nuestros pisos», se quejaba un anciano, mientras otro vecino de en torno a 30 años de edad avisa de que hay «dos tipos de público», en referencia a quienes acuden a los bares de la zona a partir de las 23 o las 24 horas y quienes llegan «a las cinco de la mañana y se quedan hasta las ocho o hasta más tarde».

«Las denuncias no valen para nada», se quejaban también ante las cifras de denuncias formuladas por la Policía Local por las diferentes vertientes de la problemática.

La envergadura del problema

Dado el caso, Juan Espadas ha recordado que el entorno de la Alfalfa «ha sido tradicionalmente un lugar de concentración de muchas personas, pero el problema ha alcanzado tal envergadura y gravedad, que al Ayuntamiento se le ha ido de las manos». Espadas, en ese sentido, ha lamentado que el Ayuntamiento haya asistido prácticamente «parado» al crecimiento del conflicto, porque «sólo tras la denuncia de los vecinos y de los medios de comunicación hay una mayor vigilancia policial».

Pero de cualquier modo, Espadas explica que el asunto necesita una revisión general, porque el entorno de la plaza de la Alfalfa está declarado como zona acústicamente saturada (ZAS), tratándose de «uno de los primeros» espacios de Sevilla protegidos con esta figura, pero «el número de licencias (de negocios de hostelería) se ha ido incrementando y hay que revisar las licencias para ver si cumplen sus requisitos en materia de horarios e insonorización, porque los vecinos dicen que no se cumplen en muchos casos».

«Vacío legal»

Espadas, además, señala el «vacío legal» suscitado al no ser publicado, y por tanto no entrar en vigor, el documento definitivo de la nueva ordenanza Contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones. La nueva ordenanza, recordémoslo, censuraba diferentes y llamativos aspectos relacionados con el sector de la hostelería y el Ayuntamiento se había comprometido a resolver con los empresarios las «controversias» de la nueva regulación.

Espadas, así, propone una revisión de las licencias de hostelería de la zona para verificar o no su cumplimiento y el envío de «medios (policiales) suficientes antes de que comiencen las concentraciones, para disuadir» a los jóvenes y que no las celebren. De cualquier modo, el portavoz socialista opina que el alcalde, Juan Ignacio Zoido, debe escuchar «la llamada de alarma de los vecinos», comprometiéndose a elevar al pleno del Ayuntamiento una moción por vía ordinaria, pues es necesario «compatibilizar» la actividad de los bares con el descanso de los vecinos.