El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, y los concejales Juan Carlos Cabrera y Encarnación Martínez han recorrido hoy en compañía de vecinos y de la entidad Torre del Oro las calles Adriano y Arfe como ejes de la movida y botellona que afectan al barrio del Arenal «en un rebrote estrechamente relacionado con la pasividad de actuación del Gobierno de Zoido en estos tres años, con la proliferación de licencias de establecimientos pese a ser zona acústicamente saturada y pese a que hay una normativa muy clara que el PP ha incumplido».

«En el Arenal, al igual que ocurre en otros puntos de la ciudad como la semana pasada denunciábamos en la Alfalfa, se ha producido un efecto llamada en estos tres últimos años. A Zoido se le ha ido el problema de las manos. Ha hecho el camino contrario al que debe recorrer un gobierno preocupado de mejorar zonas ya de por sí saturadas y donde los vecinos tienen problemas reales que afectan a su descanso», explica Espadas a quienes los vecinos señalan hasta una docena de nuevos establecimientos hosteleros en la zona.

«Los vecinos no pueden estar en batalla campal contra los hosteleros. Debe recobrarse un cierto clima de equilibrio y de convivencia que pasa por la revisión de licencias otorgadas en zonas acústicamente saturadas, el restablecimiento de los turnos de inspección de agentes de Medio Ambiente y el cumplimiento de la normativa a partir de la cual debe crearse una mesa de trabajo conjunta para abordar soluciones conjuntas a problemas comunes en diversos puntos de la ciudad».

Espadas considera que Zoido debe pedir disculpas a los ciudadanos después de haber reconocido que se incumple la ley, «no basta con el reconocimiento sin más y con el parcheo puntual de Policía Local en función de donde le apriete el zapato. Es evidente que ese sistema ha fracasado y que hacen falta otro tipo de soluciones de ciudad. Aunque Zoido sólo hable de la botellona y de la movida en la Alfalfa, existen en otros puntos candentes de la ciudad, por eso las soluciones tienen que darse con criterio de ciudad sin parcheos puntuales».

El socialista ya anunció la semana pasada que llevará la botellona de la Alfalfa al pleno en forma de moción que hará extensiva a «otros puntos negros de la ciudad, donde las quejas vecinales no encuentran la respuesta ni del gobierno, que se niega a oir con los vecinos, ni de la Policía Local».

En la moción se incluye igualmente la constitución de esa mesa de trabajo conjunto con representación de vecinos y también de hosteleros «puesto que ellos son los principales interesados en que se cumpla la legalidad. No se trata de ir contra nadie sino de que se cumpla la ley y el derecho al descanso con estrategia y criterio e involucrando en el diálogo a todas las partes», concluye.