El pasado martes, 2 de febrero, fallecía D. Juan Manuel Cazorla Baena, quien fuera párroco de San Julián y Santa Marina y profesor de Religión en el colegio San Isidoro.

Muy apreciado por los feligreses que lo trataron, la Hermandad de la Hiniesta, de la que fuera Director Espiritual, le ha mostrado su «profundo pesar» a su familia, así como a toda la Diócesis hispalense, unas condolencias que también ha transmitido la Hermandad del Rosario.

Por su papel de párroco en Santa Marina, estableció también estrechas relaciones con los miembros de la Hermandad de la Resurrección, que ha querido recordar a Juan Manuel Cazorla con unas bellas palabras: «Fue un hombre santo, que siempre estuvo al lado de nuestra Hermandad, ayudándola en todo lo que se requería. Siempre con una sonrisa en su gesto, lo recordaremos por su cercanía, cariño, servicio y saber estar con todos».

Su funeral se ha celebrado en la mañana de este miércoles, día 3, en la Parroquia de San Julián, y ha sido oficiado por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.