La delegada de Hacienda y Administración Pública, Asunción Fley, ha señalado que «los colegios son una de las mayores prioridades de este Gobierno, como demuestra el hecho de que en lo que llevamos de mandato hemos invertido casi nueve millones de euros en obras de mejora llevadas a cabo en 88 centros escolares públicos de la ciudad». La concejal responde de esta forma a las críticas del portavoz socialista Juan Espadas, que ha denunciado la «mala gestión» de las obras en los colegios.

Fley ha añadido que la inversión realizada se ha hecho en su totalidad «con fondos propios del Ayuntamiento, sin recurrir a fondos de inversión estatales o de la Junta de Andalucía, con los que el anterior Gobierno intentaba ocultar el olvido que tenía hacia los colegios en sus presupuestos».

La concejal ha señalado que desde que Zoido llegó a la alcaldía «ha afrontado obras necesarias de mejora en la mayoría de centros escolares, tanto en programas de actuaciones elaborados por los Servicios de Edificios Municipales como por las promovidas por los Distritos Municipales con cargo a sus partidas presupuestarias».

La delegada ha reconocido que «es cierto que hay aún algunas obras pendientes, pero hay que tener en cuenta que estamos acabando con problemas endémicos en el mantenimiento de los colegios y dando soluciones a asuntos por los que los padres llevaban años esperando, como el ascensor del Lora Tamayo o la cubierta del colegio Sor Ángela de la Cruz, y que no han tenido respuesta y solución hasta la llegada de este Gobierno».

Aunque Fley ha asumido que «lo ideal es que todas las obras en los colegios se lleven a cabo durante el verano, pero el señor Espadas sabe perfectamente que eso no es posible, aunque los padres pueden estar muy tranquilos no sólo porque todas las mejoras anunciadas se van a llevar a cabo, sino también porque en los casos en los que haya que realizar obras con el curso ya iniciado, éstas van a estar totalmente planificadas y consensuadas con la dirección del centro, el consejo escolar y el AMPA para que no supongan ninguna molestia para los alumnos».