Una de las principales demandas vecinales que llegan al distrito Casco Antiguo y que también desde el propio Ayuntamiento se detecta en calles del casco histórico de la ciudad, corresponde a la necesidad de poner medidas acabar con el aparcamiento indiscriminado.

Por ello, al igual que se han realizado en otros distritos de Sevilla, en el casco antiguo se han instalado 69 bolardos con la siguiente distribución: tres en la calle Jimios número 19, 10 en Arrayán esquina Virgen del Carmen, 15 en la calle Relator, 7 en Locomotora, entre Barca y Liñán, 3 en Luis Rey Romero, 5 en García Pérez esquina Vidrio, 2 en Levíes, 1 en Aniceto Sáez, 5 Fray Diego de Cádiz esquina Sorda, 10 en la calle Hiniesta y 8 en la calle Goles, esquina Imaginero Castillo Lastrucci.

Estos trabajos, que han contado con un importe total de 5.371 euros, se han realizado a lo largo de todo el pasado año con el fin de que los vecinos puedan transitar por las aceras sin encontrarse obstáculos que lo impidan, como coches mal aparcados o estacionados de manera indebida, y asimismo garantizar una mayor seguridad vial en las calles del centro de Sevilla.