El portavoz municipal de Izquierda Unida en Sevilla, José Manuel García, ha denunciado este jueves la «falta de participación ciudadana» y la «ausencia de información» que están acompañando al inicio de las obras emprendidas por el Ayuntamiento en la calle San Luis, donde Emasesa va a sustituir las redes de saneamiento y a renovar la pavimentación mediante una actuación que, se estima, durará alrededor de un año.

García ha realizado esta crítica, en un comunicado, tras reunirse con representantes de asociaciones vecinales y comerciantes de la zona, quienes le han trasladado su malestar por el modo en que han sido tratados hasta ahora por el Distrito Casco Antiguo y por la Gerencia de Urbanismo. Y es que «sólo se les ha convocado unos días antes para comunicarles que iban a comenzar los trabajos», pero previamente «ni les han consultado sobre el contenido del proyecto, ni sobre las posibles medidas que deben adoptarse para minimizar el impacto de esta obra».

Según el portavoz de IU, los vecinos desconocen actualmente, además, cuestiones fundamentales para su día a día como, por ejemplo, cuál es el plan de evacuación diseñado por el Ayuntamiento o las alternativas que se han contemplado en materia de limpieza o de tráfico. Los comerciantes, por su parte, «reclaman bonificaciones que compensen las pérdidas y molestias que sufrirán durante los próximos meses debido a estos trabajos, reivindicación que la federación de izquierdas comparte y apoya».

«Le exijo al alcalde que abandone de una vez su política de hechos consumados y se reúna con los colectivos y vecinos del entorno de San Luis para resolver sus dudas y recabar también sus propuestas». «Aún estamos a tiempo de hacer las cosas bien», ha recalcado García, quien avisa de que «la mejor manera de evitar o paliar los problemas de una intervención de esa envergadura es contar desde el principio con los afectados».

En este sentido, García advierte de la preocupación que existe en estos momentos en el barrio en torno al modelo de adoquín que el Consistorio pretende implantar con la reurbanización. Igualmente, los vecinos «se quejan de que se haya cerrado un punto de encuentro y convivencia tan importante como la plaza del Pumarejo», que «ha quedado prácticamente inutilizada sin necesidad», y no ocultan su temor ante las negativas consecuencias que acarreará el desvío del tráfico rodado por una calle peatonal tan estrecha como Maravillas.

«Esta falta de información y descoordinación resulta bastante alarmante», ha enfatizado el portavoz de Izquierda Unida. Por ello, ha demandado al Gobierno de Zoido «más seriedad y previsión» en lo sucesivo y, sobre todo, más participación y consenso con los vecinos. «El PP no ha aprendido nada de los errores cometidos en las obras del verano pasado en la Campana y vuelve a repetirlos para desesperación de los sevillanos», ha lamentado García, quien espera que, «esta vez», Zoido rectifique a tiempo y estos trabajos, cuya necesidad IU no cuestiona, puedan desarrollarse con las menores incomodidades y molestias posibles.