El portavoz municipal de Izquierda Unida, José Manuel García, ha exigido este martes al alcalde, Juan Ignacio Zoido, que no ignore más las propuestas que diferentes entidades ciudadanas del Casco Antiguo vienen planteándole al Ayuntamiento desde hace meses, en relación con las obras de la calle San Luis, al entender que son varios los preceptos normativos del PGOU que se incumplen en esta actuación.

Tras realizar una visita a la zona acompañado por vecinos, García ha mostrado el apoyo de IU a las demandas de estos colectivos que, entre otras cosas, solicitan la colocación de árboles, bancos y lugares de estancia, allá donde sea posible, y que abogan además por extender la reurbanización en marcha a las plazas de Santa Marina y San Marcos, en coherencia con el tratamiento unitario que tanto el PGOU como el plan especial de protección del patrimonio otorgan a este espacio público.

García ha reclamado al Gobierno municipal que atienda estas peticiones «de sentido común» y que, en su opinión, «mejorarían con creces» un proyecto urbanístico, cuyo contenido se ha diseñado «sin ningún tipo de diálogo ni participación vecinal y de espaldas por completo a la ciudadanía». De ahí el malestar existente entre muchas personas que, según el portavoz de IU, «quieren que su Ayuntamiento les escuche y les tenga en cuenta, antes de hacer lo que le de la gana en San Luis y su entorno».

Según García, las ideas que proponen estos colectivos (AVV La Revuelta, Rompemoldes, Plataforma de Amigos de la Iglesia de San Luis de los Franceses, A Contramano, Vía Andalucía, Ecologistas en Acción; y las AMPA Alberto Lista del IES San Isidoro y Somos Escuelas del CEIP Huerta de Santa Marina), además de paliar las carencias del actual proyecto, enfatizan la prioridad peatonal frente al tráfico rodado y buscan aminorar los perjuicios generados por las obras mediante medidas como la exención de tasas a los comerciantes y bares afectados por las mismas. «Por eso, desde Izquierda Unida pensamos que el Gobierno local debe hacer todo lo posible por asumirlas y aplicarlas».

En este sentido, IU rechaza también el aparcamiento de 65 metros que se ha situado frente a la iglesia de San Luis, vulnerando así un acuerdo de la Junta del Distrito Casco Antiguo; critica el aparcamiento incontrolado de coches en que se ha convertido la plaza del Pumarejo desde que comenzaron los trabajos; y lamenta que el Ayuntamiento no haya aprovechado esta actuación para eliminar el cableado y demás conducciones que discurren a la vista por las fachadas.

Con todo, desde la federación de izquierdas consideran que «todavía estamos a tiempo de hacer las cosas bien» y de mejorar notablemente el resultado final de esta intervención urbanística, de la mano de los vecinos y de las entidades de la zona. «Pero para eso se antoja imprescindible que el Gobierno de Zoido abandone su actual política de hechos consumados y se siente y escuche a todos los colectivos y personas que tengan algo que decir en relación con la reforma de San Luis», ha concluido.