La calle San Luis, una de las arterias principales de acceso al centro de Sevilla, está abierta desde este martes al tráfico tras las obras que Emasesa, la empresa municipal del agua, ha ejecutado en los últimos meses. Los trabajos, que han consistido en la renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento, han concluido meses antes de su finalización, prevista para el mes de marzo.

La delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, ha mostrado su satisfacción por los trabajos realizados en la calle San Luis. Según ha explicado la concejal, «tanto el principio como el final de las obras han estado consensuados con los vecinos, a quienes se les ha convocado para pedirles opinión sobre la localización de los bolardos y señalética», así como de otras cuestiones.

Esa reunión, en la que estuvieron presentes las asociaciones de vecinos de San Marcos, Areneros de San Gil y Pumarejo y técnicos de las delegaciones competentes, se mantuvo hace dos semanas, «teniendo en cuenta la opinión de las asociaciones de padres, que ya se habían entregado sus peticiones hace tiempo». Así las cosas, la delegada ha asegurado que tanto ella como los «vecinos y comerciantes» se encuentran «muy contentos» con la finalización de las obras, en las que «como es habitual se han ido produciendo contratiempos que se han solventado a la mayor celeridad posible».

La delegada también ha anunciado que en los próximos meses se iniciarán los trabajos de remodelación de la plaza de Santa Marina y San Marcos, unas obras que «no han empezado ya porque los propios vecinos, a quienes la semana pasada les presentamos el proyecto, han pedido que éstos se acomentan después de la Semana Santa, en el caso de Santa Marina, y al inicio de las vacaciones escolares, en el caso de San Marcos, para no interferir en el curso escolar», explica Navarro.

Estas obras, según ha asegurado la delegada, tienen un expediente distinto al de las obras de la calle San Luis, al ser dos obras totalmente diferentes. «Si hubiésemos esperado a hacer todos estos trabajos con el mismo expediente se hubiesen retrasado, al necesitar Santa Marina el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio».

Las obras en la calle San Luis se iniciaron el pasado 5 de mayo de 2013 y, con un presupuesto de 1.254.465,19 euros y un plazo de ejecución previsto de 12 meses, tenían como fin el limitar las fugas de la red en esta zona histórica a los estándares del resto del sistema, en cumplimiento del compromiso adquirido por el Ayuntamiento con la Unión Europea para la ejecución de la presa de Melonares.