La delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, ha visitado nuevamente el barrio del Arenal, acompañada por el presidente de la asociación de vecinos Torre del Oro, Antonio Fernández y de varios vecinos, pudiendo constatar de primera mano la realización de antiguas peticiones vecinales.

En este sentido, se han ejecutado reparaciones en el acerado de las calles Harina y Castelar, se han repuesto e instalado nuevos bolardos para evitar el aparcamiento indiscriminado en las calles Joaquín Guichot, Barcelona, Gamazo y Galera y se han ejecutado diversos trabajos de poda de mantenimiento en las calles Arfe, Adriano y Reyes Católicos.

Es de destacar la reubicación de los contenedores de la calle Almansa, solicitada por los vecinos desde hace años tanto por su elevado número como por  la cercanía a las viviendas. La antigua localización no sólo obstaculizaba el tránsito peatonal, sino que era fuente de malos olores constantes. El problema ha quedado resuelto con la reubicación de los contenedores en dos zonas más abiertas, concretamente en las cercanas calles Narciso Campillo y Santas Patronas.

El recorrido ha continuado por la calle Galera, en la que, recientemente, la Empresa Municipal de Aguas de Sevilla (Emasesa), en coordinación con el Distrito Casco Antiguo, ha llevado a cabo la sustitución de todas las canalizaciones de abastecimiento y saneamiento, así como de sus acometidas y elementos de explotación.

Los vecinos han manifestado su satisfacción por los trabajos realizados y han trasladado a la Delegada nuevas peticiones, entre ellas, la plantación de una serie de árboles que se incluirán en la segunda fase de la campaña Apadrina un Árbol, que se ejecutará en breve.

Navarro ha señalado que «en el Distrito Casco Antiguo seguiremos trabajando día a día por y para los vecinos».