El curso político se ha cerrado en la Junta Municipal del Distrito Casco Antiguo con polémica sobre los corralones de la calle Castellar. Los votos en contra, mayoritariamente del PP, tumbaron la moción presentada por IU en la que proponía un plan de protección de la actividad artesanal de los corralones del Casco Antiguo.

En la defensa de la propuesta, el representante del IU en la Junta Municipal del Distrito, Luciniano Rodríguez, afirmó que los corralones de Castellar suponen «una actividad artística que el Ayuntamiento debería potenciar» mediante la creación de un distintivo que, «bajo la denominación de Corralones del Casco Antiguo, fomente el consumo de los productos de estos artesanos», así como un «un mapa donde se localicen los referidos talleres».

En definitiva, la propuesta instaba al Gobierno local a la «creación de un plan de protección de estos corralones con la intención de potenciar e impulsar su desarrollo, de la mano de los artistas, y garantizar la continuidad de este foco de atracción turística y económica».

En este sentido, la delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, mostró su más enérgico rechazo a esta moción por los problemas que esta actividad genera para el descanso de los que residen en la zona. «¿Qué uso artesanal, artístico y cultural hay en los corralones de Castellar?», preguntaba Navarro.

«Desde que llegamos al poder hace dos años venimos recibiendo a vecinos que llegan al Distrito los miércoles porque a partir del jueves ya no pueden dormir», relató la delegada. «No puedo votar a favor de esta moción porque sería ir en contra de los vecinos», advertía Navarro. «Los residentes vienen a nosotros con su verdad, aportando vídeos del ruido que se genera. ¿Se ha entrevistado IU con ellos?», cuestionaba la delegada.

«En Castellar solo queda un cinco por ciento de artesanos, muchos de los que allí estaban se han ido a la calle San Luis y otros están deseando irse», defendió la concejal.

Por su parte, los representantes socialistas en la Junta Municipal del Distrito destacaron que la actividad desarrollada en los corralones es «fundamental para el Casco Antiguo» y que con ella se debería «potenciar el eje comercial de la zona norte». «Es necesario salvaguardar lo que corresponde a las actividades culturales, económicas y artísticas que incluso debieran ser catalogadas como Bien de Interés Cultural (BIC)», defendía Antonio Gómez, representante del PSOE.

En defensa de de la moción también intervino el representante del AMPA Alberto Lista, Rafael Ibáñez, que hizo «llamamiento al Ayuntamiento a que fortalezca esta actividad que da de comer a muchas familias».