La primera Junta Municipal del Distrito Casco Antiguo celebrada en 2014 ha aprobado una moción, presentada por la asociación de vecinos Areneros de San Luis, que condena el «acto de vandalismo» contra la iglesia de Santa Marina, perpetrado el pasado 5 de enero. La propuesta ha sido aprobada por unanimidad.

Partidos políticos, comerciantes y asociaciones de vecinos. Todos los miembros con representación en la Junta Municipal del Distrito Casco Antiguo alzaron en la tarde de este martes la mano para condenar el incendio provocado contra la iglesia de Santa Marina, sede de la Hermandad de la Resurrección y Monumento Nacional desde el año 1941. La moción insta a la corporación a que «se tomen cuantas medidas sean necesarias para evitar acciones de este tipo» que, según continúa el escrito, «suponen un ataque al patrimonio artístico y religioso» de la ciudad.

El representante del PSOE, Antonio Gómez«El que ha cometido estos hechos debe tener una mente muy retorcida», explicaba en la defensa de la moción el proponente, el presidente de la asociación de vecinos Areneros de San Luis, Antonio Alonso, quien también recibió el apoyo de otras asociaciones del distrito. «Me sentí impactada cuando supe de los hechos», reconoció la representante de los vecinos de San Lorenzo, Ana Sosbilla. «Nosotros estamos acostumbrados a pintadas en la fachada de la basílica del Gran Poder, pero un incendio son palabras mayores», sostuvo Sosbilla.

La presidenta de la Junta Municipal y también delegada del Distrito Casco Antiguo, Amida Navarro, aprovechó la moción para condenar los hechos. «El templo de Santa Marina es una joya del gótico mudéjar y no se pueden permitir este tipo de hechos», afirmó la concejal, quien advirtió que el incidente pudo ocasionar más daños que los sufridos.

El representante socialista, Antonio Gómez, también lamentó este «atentado contra Santa Marina» al tiempo que solicitó que se «salvaguarden los espacios religiosos y el patrimonio». Por su parte, el representante de Izquierda Unida, Luciniano Rodríguez, lamentó los hechos y advirtió que «agresiones como estas no se pueden consentir». «Milito en un partido en el que la liberta religiosa es una realidad, donde tenemos militantes que profesan la fe católica y precisamente esa libertad de culto debe estar garantizada», añadió el portavoz de izquierdas.