El arquitecto Luis Fernando Gómez Stern, en colaboración con Ignacio Medina y Fernández de Córdoba, XIX duque de Segorbe, han sido los ganadores del Premio de Arquitectura Clásica y Restauración de Monumentos Rafael Manzano Martos, por su labor de recuperación en la antigua judería de Sevilla.

Con este premio, dotado con 50.000 euros y una medalla conmemorativa, se ha querido reconocer un trabajo entre múltiples candidaturas de «extraordinaria calidad», según un comunicado de la gestora Fundación Mapfre.

La iniciativa destaca por la «constancia y determinación» de dos autores dedicados a conservar un barrio «muy degradado y amenazado de demolición en el centro histórico de Sevilla», que incluye desde monumentos a instalaciones populares más discretas, sin las cuales el conjunto urbano «perdería su sentido».

El galardón, constituido en honor al arquitecto Rafael Manzano Martos, está convocado por The Richard H. Driehaus Charitable Lead Trust y la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Notre Dame (Indiana, Estados Unidos), quienes, junto a la Real Academia de San Fernando y la Fundación Mapfre, harán la entrega oficial a los agraciados el próximo 15 de octubre.

El Premio de Arquitectura Clásica y Restauración supone un reconocimiento a la recuperación de monumentos históricos y la realización de obras de nueva planta integradas en dichos conjuntos urbanos.

Este año el certamen celebra su segunda edición en España, después de que en 2012 fuera para el arquitecto Leopoldo Gil, por su trabajo en la restauración de la Real Colegiata de Roncesvalles, en Navarra.