El trabajo de orfebres, imagineros o bordadores se cuela en los escaparates de los comercios del centro de Sevilla. Tallas de dolorosas comparten espacio junto a los paños en los establecimientos, bustos de Cristos junto a zapatos de feria. La Semana Santa se convierte en tendencia gracias a una iniciativa del Ayuntamiento de la ciudad y la Asociación de Comerciantes «Alcentro», con la que se pretende apoyar a los propios establecimientos y, asimismo, poner en valor a estos profesionales.

Un total de 18 comercios del centro exhiben en sus escaparates, hasta el próximo día 23 de marzo, las obras y trabajos de jóvenes artesanos de arte sacro de Sevilla y provincia. En total se muestran 93 piezas en once calles -Arguijo, Cuna, Plaza del Pan, José Gestoso, Lineros, Martín Villa, O´Donnell, Rosario, Plaza del Salvador y San Eloy.

Un detalle de un escaparate cofrade«La gente se sorprende y nos pregunta qué hacen ahí estas obras de arte sacro», explica la dependienta de la zapatería Noguerol, María José Corchero. Este establecimiento de la calle Cuna ha visto incrementada la presencia de público en su escaparate. «Se nota, la gente se para mucho más; es un buen reclamo porque ya miran todo el escaparate», detalla. «Eso sí, en las ventas, de momento, no se nota», añade.

Imágenes, óleos, piezas de orfebrería, bordados y trabajos de carpintería como candelabros de cola y canastos de paso. Todo cabe, incluso la talla de una dolorosa que encuentra su «altar» provisional en el escaparate de los almacenes Arias, un comercio que en estas fechas vende tanto terciopelo o ruan para las túnicas de los nazarenos como popelines o linos con lunares para los trajes de flamenca.

«Llegada la Cuaresma, es típico en Sevilla adornar los escaparates con motivos cofrades», afirma el encargado de este negocio de la calle Puente y Pellón, Rafael Muñoz, que valora positivamente la iniciativa impulsada por la delegación de  Fiestas Mayores. En su caso, desconocían qué obras encajarían en sus vitrinas, la sorpresa llegó cuando los organizadores se presentaron en el local con una dolorosa de gran tamaño.

«Llama mucho la atención, la gente se para, se hace fotos; sobre todo, los turistas, que se sorprenden al ver una obra de tal tamaño en nuestro escaparate», detalla. «Eso sí, todavía nadie se ha presignado al pasar; o, al menos, no los he visto hacerlo», asegura.

Para los artesanos, orfebres, tallistas, imagineros o bordadores que trabajan para la Semana Santa es una oportunidad para darse a conocer. «Hay que tener en cuenta que es un escaparate que está abierto las 24 horas del día», confiesa el imaginero David Valenciano Larios, autor de la esta dolorosa que toma la advocación de Virgen de Los Remedios y que ya tiene dueño, una asociación de Málaga.

Desde la inauguración, su teléfono ha recibido varias llamadas. «Algunos contactan conmigo para saber a dónde irá la talla; otros, para darme la enhorabuena por el trabajo; y también los hay que ya han prometido visita al estudio para que les haga trabajos, que espero que puedan cerrarse tras la Semana Santa», enumera este imaginero sevillano que tiene su estudio en la calle Viriato. «La verdad es que está siendo una iniciativa muy fructífera», confiesa.

La muestra , que lleva expuesta desde el pasado martes, sorprende a los viandantes, que frenan en seco ante las vitrinas.  «Se escuchan críticas a favor y en contra de las obras, hay clientes a quienes les gusta y otros a quienes no les convence del todo; en cualquier caso, no deja indiferente», confiesa la dependienta de Dorados, Macarena Fernández, desde la puerta del establecimiento de la calle Lineros.

«Estamos poniendo en valor a orfebres, imagineros y bordadores y dando alicientes para entrar en los comercios», explica el delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo, Gregorio Serrano. «Es una iniciativa que se lleva a cabo por vez primera y que repetiremos en años sucesivos, ya que son muchos los comercios que están solicitando participar», añade.

En Sevilla, la Semana Santa es tendencia.