Las obras que Emasesa está ejecutando en la calle San Luis ha protagonizado la Junta Municipal del Distrito Casco Antiguo del mes de octubre. Vecinos y comerciantes han acudido al centro cívico Las Sirenas, donde se ha debatido una propuesta elaborada por varias entidades de la zona y defendida por el representante de la asociación de padres del colegio Alberto Lista. La moción fue aprobada parcialmente.

El numeroso público presente en la sala de juntas hacía prever que la tarde de este miércoles iba a acoger un tenso debate entre los distintos grupos políticos y asociaciones que componen la Junta Municipal del Distrito. Y así fue. Más de dos horas de tiras y aflojas en el que lo que quedó en evidencia fue la disparidad de opiniones que circundan a las obras de la calle San Luis, en el norte del Casco Antiguo.

La delegada Amidea NavarroEl origen del debate, esta vez, estaba generando por una propuesta presentada por el representante de la asociación de padres del colegio Alberto Lista, Rafael Ibánez, quien expuso una moción compuesta por una veintena de puntos que incidía en el diseño del proyecto así como en la ejecución de la obra.

La moción incluía, entre otras, la ampliación de las obras de la calle San Luis a las plazas de San Marcos y Santa Marina, el diseño del pavimento, el arbolado y mobiliario urbano así como la reducción de tasas e impuestos para los más afectados. 20 puntos.

En su exposición, Ibáñez acusó al Ayuntamiento de haber incumplido con el PGOU y anunció que denunciaría esta obra ante la Comisión de Patrimonio al existir «varios incumplimientos graves de esta normativa». El representante del AMPA Alberto Lista también denunció las «escasas reuniones» que el Distrito ha mantenido con los afectados y la poca información que se le ha facilitado a los residentes y comerciantes de la zona. «Se ha hecho mal» podría ser, a modo de síntesis, la valoración de Ibáñez sobre estas obras.

Los grupos en la oposición, PSOE e Izquierda Unida, aplaudieron la exposición de la propuesta defendida por el representante del AMPA Alberto Lista. «No podemos estar en contra de esta moción porque, uno, es lógica; y dos, entra en la filosofía del PSOE cuando ha estado en el gobierno de priorizar el espacio al peatón frente al vehículo», defendió el vocal socialista Antonio Gómez, que estuvo acompañado por el concejal de su grupo Juan Carlos Cabrera. Por su parte, tanto el portavoz de IU como la concejal Josefa Medrano, presente en el pleno de ayer, optaron por ceder su tiempo a las asociaciones presentes en la sala. Una cuestión que no se dio al argumentar la presidenta del Pleno, Amidea Navarro, que el reglamento impedía tales aportaciones.

En el turno del PP, el portavoz argumentó que las obras de la calle San Luis no se tratan de una rehabilitación y rediseño del espacio público, que son unas obras que ejecuta Emasesa para sustituir las redes de saneamiento y abastecimiento en cumplimiento de una directiva de la Unión Europea que trata de reducir las pérdidas de agua en su distribución. El vocal popular fue desgranando punto por punto la propuesta.

Las entidades vecinales con voz y voto en la Junta se dividieron entre las que apoyaron la propuesta y las que se manifestaron en contra. Cada una de ellas, explicando que los inconvenientes son inherentes a toda obra y mostrando, en algunos casos, su incredulidad ante las denuncias de falta de información por parte de la delegación del Distrito.

Ya en el turno de votaciones, se aprobó parcialmente -esto es, aceptando varios de los 20 puntos y rechazando los nueve restantes- la propuesta. Los representantes de Izquierda Unida abandonaron el Pleno para mostrar su disconformidad con el sistema de votación y molestos por que los vecinos presentes como público en el pleno no pudieran comparecer.