La delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, se ha reunido con los padres, madres y o tutores de los menores matriculados en la Escuela de Verano 2014, con el fin de informarles sobre las normas de funcionamiento y las actividades que se van a desarrollar.

Desde el 24 de junio hasta el 5 de septiembre, pequeños de entre 3 y 12 años empadronados y/o escolarizados en el casco antiguo que hayan formalizado su matrícula en el plazo establecido, podrán participar en esta actividad educativa, sociocultural, deportiva y lúdica de forma gratuita.

Las actividades que conforman el programa de la escuela de verano se realizarán en el Centro Cívico Las Sirenas, ubicado en la Alameda de Hércules, de 9 de la mañana a las 14 horas, si bien también se ha facilitado la opción de matrícula en el Aula Matinal, cuya hora de entrada es a las 8:00 a.m y en el Aula Vespertina, cuyo horario se prolonga hasta las 15.00 horas.

De forma general, los alumnos acudirán dos veces en semana al C. D. Mendigorría para las actividades deportivas y dos veces en semana a la piscina del C. D. La Fundición, en este último caso sólo los niños de 6 años en adelante, previa autorización de padres o tutores.

Igual autorización se solicitará en el caso de efectuarse visitas culturales ocasionales.

En palabras de la delegada Amidea Navarro, «con nuestra escuela de verano pretendemos ofrecer alternativas al ocio y tiempo libre de la infancia, creando y facilitando espacios que favorezcan el desarrollo de una educación en valores, de habilidades sociales y hábitos de vida saludables para las relaciones interpersonales y la integración social y la participación de los alumnos; así como colaborar con las familias en la atención de la infancia y la adolescencia en el período estival para favorecer la conciliación familiar y laboral».

Juegos de agua, actividades musicales y de danza, juegos de comprensión oral y escrita, plástica, cuentacuentos, juegos cooperativos, psicomotricidad, actividades específicas para alumnos con necesidades especiales… gran variedad de actividades que buscan ampliar la cultura emocional, musical y rítmica de los alumnos y, no menos importante, conseguir que los más pequeños se diviertan y motivarlos a ir todos los días a la Escuela de Verano.