La Delegación de Medio Ambiente, a través de Parques y Jardines, comenzó a mediados de enero a retirar las naranjas amargas de las calles del distrito Casco Antiguo. En total, ya se han retirado 55.450 kilos lo que corresponde a 2.701 árboles.

«Los trabajos de recogida se realizan conforme a una programación establecida y en coordinación con los distintos servicios municipales, distritos y empresas adjudicatarias. Nuestra intención es que, si es posible, a mediados de marzo se hayan retirado todas las naranjas amargas de todos los árboles de la ciudad, todo depende también de la climatología», ha detallado Vílchez.

En el distrito Casco Antiguo se han recogido las naranjas hasta la fecha de las calles Segura, Arjona, Plaza de la Legión, Monsalves, Sauceda, Cristo de la Expiración, Julio César, Bobby Deglane, Canalejas, Gravina, Reyes Católicos, Rafael González Abreu, Virgen de la Presentación, Bailén, Maese Rodrigo, Tomás de Ibarra, Antonia Díaz, Zaragoza, Joaquín Guichot, Miguel de Carvajal, Plaza del Museo, Federico Sánchez Bedoya, Cepeda, San Eloy, Plaza de Armas, Torneo, Alfonso XII, Puerta Real, Blasco de Garay, Plaza Duque de Veragua, Constitución, Plaza Nueva, Almirantazgo, García de Vinuesa, Plaza de la Encarnación, Barcelona, Gamazo, Castelar, Puerta Arenal, Arfe y San Diego.

Según comenta la Delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, «las tareas de recogida, del todo necesarias, se prolongarán hasta el próximo mes de marzo y se está intentando que afecten lo menos posible en la vida de la ciudad», por lo que «una vez retirado el fruto de los árboles se procederá a la limpieza de los acerados, eliminándose los posibles restos de ramas, hojas y frutos».

En Sevilla lLa Delegación de Medio Ambiente, a través de Parques y Jardines ha recogido 521.629 kilos de naranjas amargas en Sevilla. Respecto a la ejecución de dichos trabajos, antes de comenzar las tareas de recogida de naranja amarga la empresa adjudicataria lleva a cabo la señalización de la calle con carteles con el fin de evitar el aparcamiento y solicitar la colaboración vecinal. «Nuestro único fin es que estos frutos de los árboles estén retirados lo antes posible y tengan la menor afección en la vida de la ciudad, para ello se actuará de manera eficaz y coordinadaen todos los distritos», ha señalado Vílchez.