El Ayuntamiento de Sevilla, a través del distrito Casco-Antiguo y EMASESA, ha iniciado un plan de obras en las calles Bustos Tavera, Santa Catalina, y Arrayán. Esta última, en el tramo comprendido entre la calle San Luis y la calle Virgen del Carmen Dolorosa. Esta actuación, consistente en la sustitución de las redes de abastecimiento y saneamiento de aguas existentes, comenzó a finales del año 2012 y continuarán  hasta finales de marzo y mediados de mayo respectivamente.

Asimismo, posteriormente el Distrito Casco Antiguo llevará a cabo, la reurbanización íntegra, tanto de la calzada como del acerado, que actualmente se encuentra en pésimas condiciones, según fuentes municipales. «Es prioridad absoluta de este Distrito la mejora y reparación de cuantas infraestructuras y zonas así lo requiera y consideramos que era imprescindible acometer estas obras debido a la necesidad de optimizar los servicios que EMASESA presta en estas calles», ha señalado la delgada del distrito Casco-Antiguo, Amidea-Navarro.

Otros trabajos de mejora

Asimismo, el Distrito Casco Antiguo ha realizado reparaciones menores en más de 30 calles del Casco Antiguo, de los que cabe resaltar la reposición de los bolardos metálicos de la calle San Juan de la Palma, tras el arreglo de toda la plaza, al igual que en la calle Monsalve, donde además de la colocación de bolardos en el acerado correspondiente a los números, se ha rebajado la solería para facilitar el paso de los peatones y se ha rehabilitado también el pavimento y el acerado. También se han instalado dos unidades de marmolillos de granito en la Plaza Daoiz. Junto a todas estas actuaciones, en la calle Almirante Ulloa se van a reponer los bolardos en ambas aceras y se llevarán a cabo reparaciones puntuales en el acerado, reponiendo tanto la solería deteriorada como el firme que se encuentre en malas condiciones.

Otra de las actuaciones realizadas por el Distrito ha sido en la calle San Eloy, donde se ha eliminado la solería deteriorada y se ha repuesto el firme que se encontraba en malas condiciones. Por otro lado, en la calle Martínez Montañés se han repuesto varios marmolillos metálicos que faltaban y ocasionaban huecos en la acera peligrosos para el viandante. Además, se han pintado de nuevo numerosos pasos de cebra, incrementado la señalización y la visibilidad de estos pasos de peatones, entre los que cabe reseñar los existentes a lo largo de la calle Feria, «una demanda vecinal a la que se ha dado respuesta».

«Son pequeñas obras de mejora muy necesarias y que en su mayoría las venían solicitando los vecinos del barrio desde hace años», ha matizado Navarro, quien ha resaltado que «en muchos casos son reparaciones urgentes y prioritarias para este equipo de gobierno que han sido olvidadas durante años y que ahora los sevillanos pueden disfrutar con dichas actuaciones lo que pretendemos es que el casco antiguo de nuestra ciudad vaya mejorando cada día».