El Distrito Casco Antiguo en coordinación con el área de Parques y Jardines y el Patronato del Real Alcázar ha llevado a cabo durante la primera quincena de septiembre unos trabajos consistentes en la retirada de la enredadera que cubría casi en su totalidad la torre del Alcázar en la Plaza de la Alianza y cuyo crecimiento incontrolado amenazaba además su integridad.

Durante seis días, operarios del Área de Parques y Jardines han devuelto a la vista del público este elemento perteneciente al cerramiento de los Reales Alcázares.

La presente actuación «supone un compromiso del Ayuntamiento de Sevilla y del Distrito Casco Antiguo por la preservación del nuestro rico patrimonio cultural y artístico y su puesta en valor para sevillanos y turistas en una plaza tan emblemática como esta», han declarado fuentes municipales.