La Junta Municipal del Distrito Casco Antiguo ha vivido una convulsa sesión en esta tarde de martes. Los representantes del PSOE y de IU han abandonado el debate en mitad de la intervención del delegado de Movilidad y Seguridad, Demetrio Cabello, quien intervenía a petición de este órgano de gobierno. La delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, ha asegurado que esta acción ha sido «premeditada y articulada de antemano».

El Plan de Movilidad en el Casco Antiguo a centrado la polémica en el Centro Cívico Las Sirenas. La crispación ha sido tal que los representantes de la oposición han abandonado el salón en el que se celebraba la última Junta Municipal de Distrito. Entre los vecinos, caras de asombro.

La fórmula elegida por Navarro para la intervención de Cabello era de preguntas y respuestas. Los vecinos y representantes políticos preguntaban y Cabello respondía. Así, el delegado de Movilidad y Seguridad llegó a resolver las dudas ante cuestiones de las distintas asociaciones de vecinos con respecto a los problemas del día a día de la zona. Autobuses, movilidad, aparcamientos y Seguridad eran las consultas más repetidas.

El inicio de la polémica

Junta Distrito Casco AntiguoEn torno al último tramo del turno de preguntas, tanto PSOE como IU pidieron al delegado de Movilidad y Seguridad, Demetrio Cabello, que expusiese el Plan de Movilidad en el Casco Antiguo, una moción aprobada en una Junta previa y reiterada en las últimas sesiones. «¿Qué hay del Plan de Movilidad? ¿Qué criterios se sigue? ¿Cuándo se implantará?», cuestionaba el portavoz de IU, Joaquín Távora.

«Cuando se solicita la participación de un delegado para tratar un determinado asunto, primero se le da la palabra para que posteriormente surjan las cuestiones», criticaba la concejal del IU en el Ayuntamiento, Josefa Medrano, presente en la Junta. A su juicio, la fórmula elegida por la delegada del Distrito, «no es la forma normal». «Solo puedo manifestar mi sorpresa por la manera en la que se ha gestionado el debate», insistía.

Ya en el turno de palabra del delegado de Movilidad, apenas a los pocos minutos del inicio de la intervención, llegaron las primeras peticiones de silencio por parte de Navarro a la zona ocupada por IU y PSOE. Las interrupciones de los representantes de los partidos de la oposición en el discurso de Cabello eran cada vez más elevadas.

«Nos consideramos ofendidos», recriminaba el concejal y portavoz del PSOE, Juan Carlos Cabrera. «Si aquí no se respeta la voluntad de los vecinos, nosotros nos vamos del pleno», advertían. Dicho y hecho. En apenas unos segundos, los representantes de ambos partidos recogían sus pertenencias y se marchaban del salón haciendo del debate un cruce de declaraciones airadas y tensando la situación. Cruce de declaraciones entre los portavoces del PP y de PSOE e IU.

«Esto es una tomadura de pelo», manifestaba Cabrera, presente -como es habitual- en la Junta de Distrito. «Estás acostumbrados a la mayoría», insistía el socialista. «Lo que no se puede es insultar con métodos que son propios de otros tiempos», criticaba el representante de IU, Joaquín Távora.

Una acción «premeditada»

«No le habéis dado la oportunidad al delegado de Movilidad de contestar a las preguntas», contestaba Navarro. «Esta acción ha sido «premeditada y articulada de antemano», afirmaba la delegada del Distrito. «El Plan de Movilidad está y se hará público cuando el alcalde, Juan Ignacio Zoido, lo considere oportuno; que para eso es quien tiene la competencia», explicaba Demetrio Cabello.

Malestar entre los vecinos

Entre los vecinos, cara de incredulidad por la situación vivida. «Nos han dejado alucinando», confesaba la presidenta de la Asociación de Vecinos de San Lorenzo, Ana Sosbilla. «No venimos aquí a asistir a una batalla política», criticaba la presidenta de la Asociación de Vecinos Estación de Córdoba, Dolores Dávila. «Para las cuestiones políticas, a la casa grande -en referencia al Consistorio-», denunciaba el presidente de la Asociación de vecinos Areneros de San Gil, Antonio Alonso.

«Nos hemos pasado años solicitando en estas juntas de distrito las comparecencias de los delegados en la etapa socialista y nunca venían y ahora se enfadan porque el delegado no contesta lo que ellos quieren», explicaba Sosbilla.

Una vez ya el salón sin la presencia de los representantes de PSOE e IU, la presidenta de la Junta de Distrito, Amidea Navarro, dio por finalizada la sesión mientras que el delegado de Movilidad y Seguridad, Demetrio Cabello, emplazaba a los vecinos a visitar la delegación para resolver aquellas cuestiones que, por el tono crispado de la Junta, no hubiesen quedado aclarados.