La delegada del distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro, ha visitado el Barrio de San Lorenzo acompañada por representantes de la asociación de vecinos Casco Histórico, encabezados por su presidenta Ana Sosbilla, y de varios vecinos.

En ella ha podido constatar la realización de anteriores peticiones vecinales, entre las que se encuentran las reparaciones de acerado en las calles Jesús del Gran Poder, Plaza de la Gavidia, Santa Ana, Santa Clara y Eduardo Cano; la instalación de bolardos en las calles Carmen Teodosio y Clavijo para evitar el aparcamiento indebido de coches y arreglos en la calzada, fundamentalmente relleno de socavones ocasionados por las lluvias, en las calles Juan Rabadán, Miguel Cid y Becas.

En el recorrido realizado por las calles del barrio se ha podido apreciar el buen ritmo de las obras de mantenimiento de las redes y abastecimiento de Jesús del Gran Poder y Santa Clara, ejecutadas por la Empresa Municipal de Aguas de Sevilla (Emasesa), en coordinación con el distrito Casco Antiguo.

Además, la delegada ha trasladado a los vecinos el resultado de la última reunión que ha mantenido con técnicos de Lipasam al respecto de los contenedores de la calle Teodosio, que llevan años ocasionando graves molestias a los vecinos.

En otro orden de cosas, hace pocos días éstos se pusieron en contacto con la delegada para comunicarle que se habían caído algunas ramas de las palmeras de la Plaza de San Lorenzo, con el consiguiente riesgo para niños y mayores que disfrutan a diario de este espacio. Tras llamada urgente desde el distrito, los operarios del servicio de Parques y Jardines se han personado en el lugar para averiguar el motivo de este desprendimiento, constatando una plaga de picudo rojo contra la que ya se está actuando.

Igualmente, se ha informado a los vecinos de la repavimentación de las calles Cristo del Buen Fin, Virgen de la Palma Coronada y San Antonio de Padua, que está prevista para finales de año y con presupuesto a cargo del Distrito. Esta noticia ha ocasionado gran alegría entre los mismos, pues en poco tiempo se acabará con el deterioro que presentan.

Preocupada por conocer de primera mano las necesidades vecinales, una vez más se pone de manifiesto su condición de Delegada «de calle» y de «poco despacho». Navarro se lleva anotadas todas las sugerencias planteadas por los vecinos, comprometiéndose, como acostumbra, a atenderlas de la mejor manera posible.