Tal y como ha informado el Alcalde de Sevilla durante una reciente visita de obras en el barrio de San Julián, en el distrito Casco Antiguo, la céntrica calle San Pablo se abrirá nuevamente al tráfico rodado mañana miércoles, coincidiendo con el inicio del mes de octubre. De este modo, los trabajos se adelantan dos semanas respecto de la fecha originalmente prevista.

A lo largo del último mes y medio -desde el pasado 15 de agosto-, la Gerencia de Urbanismo ha procedido a repavimentar toda la calzada de este viario, actuación que ha incluido también la reordenación del cruce con las calles Bailén y Murillo. La falta de adaptación de este enclave a la normativa vigente sobre accesibilidad universal ha motivado esta intervención, que ha consistido en eliminar la diferencia de cota antes existente entre calzada y acerado, estableciendo una plataforma única al mismo nivel, lo que va a facilitar enormemente el tránsito peatonal y rodado en este punto.

Como consecuencia de esta actuación, las salidas de las calles Bailén y Murillo a San Pablo, van a permanecer cortadas unos días más, hasta el completo fin de esta reordenación.

El desarrollo de este proyecto sobre la calle San Pablo, que se ha extendido también al tramo comprendido entre las calles Zaragoza y Santas Patronas, -calle Puerta de Triana-, ha permitido renovar, además del pavimento de la calzada, las redes de agua y alcantarillado, operación a cargo de Emasesa, realizada entre el 15 de julio y el 15 de agosto.

Al margen de la renovación del pavimento, la intervención en San Pablo y el trayecto denominado Puerta de Triana, ha estado muy dirigida a la ejecución de todas aquellas medidas que garanticen el cumplimiento de las condiciones de accesibilidad exigibles por la normativa vigente.

De hecho, la propuesta técnica redactado para esta calle, forma parte de un programa diseñado por Urbanismo bajo la denonimación de «Rutas Accesibles en Sevilla», para la mejora de las condiciones de accesibilidad de viarios y espacios públicos.

Este concepto ha permitido que el proyecto de renovación y adaptación de la calle San Pablo haya resultado beneficiado con una subvención de 144.870 €, (equivalente al 60 % del presupuesto) otorgada por la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Economía y Competitividad, en el marco de unas ayudas económicas dirigidas a la realización de propuestas singulares para la modernización comercial en zonas de gran afluencia turística. Tanto la presentación de los proyectos como la concesión de las ayudas se ha canalizado a través de las Cámaras Provinciales de Comercio y sus Consejox Autonómicos, por lo que esta actuación fue presentada a esta convocatoria a través de la Cámara de Comercio de Sevilla.

De esta forma, además de la ejecución de los rebajes pertinentes a lo largo de todo el recorrido, y de la adaptación del cruce de las calles Bailén y Murillo, antes comentada, se ha instalado una nueva señalización podo táctil en las conexiones de las calles Gravina y Zaragoza con San Pablo, que no existía con anterioridad.

El resultado de esta operación ha sido la instalación de un nuevo firme de granito a lo largo de toda la calzada y la mejora de las condiciones de accesibilidad de esta vía principal de acceso al Centro comercial de la ciudad, eliminando así las numerosas deficiencias que antes existían y, en especial, solventando problemas de accesibilidad que se planteaban en diferentes puntos.

El final de estos trabajos ha sido supervisado esta misma mañana por el Delegado de Obras Públicas, Medio Ambiente y Parques y Jardines, Maximiliano Vílchez, quien ha realizado una visita a las obras, acompañado de personal técnico de la empresa contratista y de la Gerencia de Urbanismo.