La lucha contra la desmemoria es uno de los objetivos de la Fundación contra el Terrorismo y la Violencia Alberto Jiménez-Becerril. Para vencer al olvido, este organismo ha iniciado una campaña bajo el nombre «El Rincón de la Memoria y la Libertad» dirigida, en principio, a una veintena de instituciones y empresas.

La actividad, a desarrollar en el lugar que se decida por parte de la entidad colaboradora, consiste en la colocación de un azulejo con un poema alusivo a la memoria de las víctimas de terrorismo, así como la plantación de un olivo junto al azulejo. «Con este motivo se desarrolla un acto de recuerdo con lectura de poemas, exposición de dibujos u otras actuaciones previamente concertadas», se explica en una carta enviada a las organizaciones.

Rincón de la memoriaDe momento, según ha confirmado el director gerente de la Fundación Jiménez Becerril, Jesús de la Lama, «las instituciones y empresas han acogido la propuesta con agrado y ya hay algunas confirmaciones». Si bien, el responsable de esta iniciativa asegura que «es un proceso abierto para buscar la implicación de otras empresas interesadas en adherirse a esta iniciativa». De momento, la Universidad de Sevilla ha confirmado que participará colocando una placa en la Facultad de Derecho, «donde estudiaron Alberto Jiménez-Becerril y Ascensión García», recuerda De la Lama.

La Fundación contra el Terrorismo y la Violencia Alberto Jiménez-Becerril presenta este proyecto, «cuya población objetiva es la juventud, así como los agentes sociales y entidades activas de la vida civil que influyen sobre su comportamiento». «Consideramos una prioridad entre nuestros fines trabajar con jóvenes en los valores de la convivencia, el respeto, la libertad ideológica, los derechos humanos, el análisis y la reflexión crítica, todos ellos, elementos opuestos al fanatismo, al sectarismo y la ignorancia, componentes de la cultura de la violencia, no sólo la terrorista, sino de cualquier tipo de violencia», explican en la misiva enviada a las entidades.

Actualmente, además de realizar contactos con los colaboradores potenciales, se trabaja en el diseño del azulejo que acompañará al olivo. «Se trata de llamar la atención del conjunto de la ciudadanía y de los medios de comunicación para extender la idea de la memoria, del recuerdo debido a las víctimas».

Para ello, la intención de la Fundación contra el Terrorismo y la Violencia Alberto Jiménez-Becerril «es salpicar toda nuestra ciudad con estos «rincones», de tal manera que la ciudadanía se reconozca en esta actuación a través de cualquiera de las entidades que colaboren», explican.