El Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 7 de Sevilla ha condenado a la Gerencia de Urbanismo a abonar la cantidad de 677.486,30 € a Construcciones Sánchez Domínguez SANDO por una reclamación presentada por dicha empresa en septiembre de 2011, en concepto de certificación de liquidación y revisión de precios del contrato de ejecución de obras del Proyecto de Regeneración y Adecuación de la Alameda de Hércules.

Dichas obras, contratadas en septiembre de 2005, fueron recepcionadas el 10 de octubre de 2009, habiendo sido objeto anteriormente de un proyecto modificado, por el que se prolongó la fecha de finalización de los trabajos, prevista inicialmente para febrero de 2008. La revisión de precios, derivada a partir del primer año de duración del contrato y hasta la finalización de éste,  no se hizo en las certificaciones contractuales ordinarias, sino que se incorporó a la liquidación del contrato. La Sentencia dictada considera que la Administración debió incluir la revisión de precios en cada una de las certificaciones mensuales ordinarias y no esperar a la liquidación final, por lo que al no hacerse así, se devenga el derecho al abono de los correspondientes intereses de demora.

En consecuencia, la Gerencia de Urbanismo debe hacer frente ahora al abono de la cantidad reconocida por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 7 por este desfase en los pagos producido durante la ejecución de la obra, finalizada hace más de cuatro años. La Sentencia condena además a la Gerencia a abonar los intereses moratorios, más los intereses de los intereses moratorios desde la interposición del recurso contencioso-administrativo, cantidad que sitúa en torno a los 300.000 €.

Según ha explicado el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez «de nuevo tenemos que hacer frente a otro impago de deudas del anterior gobierno y es que sólo en el año 2012, la Gerencia de Urbanismo ejecutó completamente la partida presupuestaria de 1.200.000 € prevista para el pago de intereses de demora en acatamiento de Sentencias judiciales firmes». Aún así, el débito de intereses aún por afrontar, al que habrá que hacer frente en el próximo ejercicio presupuestario, ronda el millón cuatrocientos mil euros.

Los pagos que se están afrontando corresponden a obras contratadas entre los años 2002 y 2010, principalmente relativas a los proyectos de Renovación o ampliación de las instalaciones de Alumbrado público en la ciudad, de Ejecución de itinerarios de vías ciclistas, de Rehabilitación de zonas degradadas –Plan de Barrios- y, de Reurbanización de las Plazas de la Alfalfa, San Isidoro y la Pescadería.