La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla inicia obras en la plazuela de la calle Dueñas frente al palacio. Este organismo va a renovar toda la solería de este ensanche a fin de solventar tanto los problemas que tiene actualmente el pavimento, como las dificultades de accesibilidad que existen.

En este sentido, el acerado y la calzada presentan hundimientos y resaltes, así como numerosos parches de aglomerado como consecuencia de anteriores calicatas realizadas por las compañías de servicio, lo que provoca retenciones de agua, que obstaculizan el paso de peatones. Las dificultades al tránsito peatonal se intensifican en este punto de la calle además, por la existencia de varios marmolillos y cadenas entre éstos, así como por el hecho de que la calzada alcanza el umbral de acceso al palacio.

A la vista de ello, y una vez que concluyan los trabajos que está realizando Emasesa estos días para instalar nuevas redes de agua y alcantarillado, Urbanismo va a reordenar y repavimentar este enclave. Está previsto que la Empresa Metropolitana de Aguas sustituya las infraestructuras en el resto de la calle en posteriores fechas, tras la cual se renovará, igualmente, el pavimento.

Las obras que ahora se acometen por parte de Urbanismo consisten en la instalación de una plataforma única, dada las escasas dimensiones de los itinerarios peatonales accesibles. De esta forma, la nueva plazoleta recuperará la configuración del ensanche en un espacio único, sustituyéndose los bolardos actuales que delimitan la entrada al palacio, de escasa calidad estética, por nuevos marmolillos de piedra caliza. Se estima que la intervención durará dos meses aproximadamente.

La actuación se completará con la colocación en el lado oeste de la plaza, sobre la fachada del palacio, de un grupo escultórico realizado por el artista Julio López en recuerdo del poeta sevillano Antonio Machado, cuya infancia transcurrió en el Palacio de las Dueñas. El monumento se compone de dos elementos que aluden a dos situaciones en el tiempo: el pasado y el presente. El primero está representado por un relieve, adosado a la pared, que nos recuerda la imagen de Antonio Machado, que enlaza hacia abajo -tras un canto a la naturaleza- con la cabeza y parte del torso de una lectora, que atrae hacia sí un libro del poeta. El segundo elemento es una escultura de una figura corpórea, que evoca el presente, y por ello “se nos acerca”. El conjunto fue diseñado por su autor para este lugar concreto, los muros del Palacio de las Dueñas, donde nació el poeta y vivió sus primeros años, lo que nos recuerda la placa cerámica existente. Como complemento al monumento, la Gerencia de Urbanismo plantará un limonero y un olivo en esta recoleta plaza.

El coste de toda esta operación es de 43.693 euros.