La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha ordenado a los propietarios de los corralones de la calle Castellar, unos antiguos garajes enclavados en pleno casco histórico y reconvertidos en un conjunto de locales dedicados a la artesanía y el ocio, la ejecución de obras «de seguridad y salubridad» con un coste estimado que se eleva a 7.513 euros.

Los corralones de la calle Castellar, en pleno casco histórico de Sevilla, son un antiguo conjunto de garajes y talleres actualmente reconvertidos como espacio de ocio. Sus locales, muchos de ellos constituidos como asociaciones para poder funcionar, han atraído en los últimos meses la atención del turismo juvenil que visita la ciudad de Sevilla. Recientemente, la Policía Local precintaba diez de estos locales como consecuencia de una actuación derivada de las denuncias vecinales, pues la actividad de estos locales se traduce en molestias para el colectivo de habitantes de la calle Castellar.

Conflicto con Ryanair

En paralelo, ha surgido una liza entre el Consistorio hispalense y la aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair. Y es que la publicación digital Let’s go with Ryanair, que difunde información turística relacionada con los destinos incluidos en la red de conexiones aéreas de la conocida aerolínea, promocionaba los locales de ocio de los corralones en una extensa crónica turística dedicada a la ciudad hispalense. El Ayuntamiento ha requerido por carta a Ryanair que retire las referencias correspondientes a los corralones al funcionar éstos al margen de la Ley, pero este lunes nada ha cambiado en la publicación digital Let’s go with Ryanair.

De cualquier manera, la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento hispalense ha reclamado a los propietarios del conjunto de garajes y cocheras de la calle Castellar, ubicado entre los números 48, 50 y 52, la ejecución de una serie de «medidas de seguridad, salubridad y ornato público». Y es que una inspección urbanística cursada en septiembre de 2012 señalaba ya la necesidad de que el recinto fuese objeto de obras «de seguridad y salubridad» de carácter «no urgente».

El recinto, por cierto, goza de una protección parcial de grado dos al estar catalogado en el nivel D del sector 8.2 del Conjunto Histórico Artístico de Sevilla, correspondiente al entorno urbano San Andrés-San Martín, según figura en la documentación de la Gerencia de Urbanismo.

Los vecinos alegan

En definitiva, la Gerencia de Urbanismo ordena a los propietarios del conjunto arquitectónico obras en las estructuras y revestimientos, así como tareas de albañilería y carpintería, por valor de 7.513 euros. La Asociación de Vecinos y Comerciantes San Marcos y Entorno, en el marco del expediente urbanístico incoado a tal efecto, había promovido alegaciones señalando el «estado ruinoso» de buena parte del inmueble y las «delicadas condiciones estructurales» del edificio del número 48, aunque tales alegaciones no habrían prosperado.

Aunque fue el 6 de febrero del año en curso cuando la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo acordó ordenar estas obras, el pasado 29 de abril el secretario de la Gerencia resolvió su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) a efectos de «notificación”.