A pesar de que el Ayuntamiento de Sevilla ha llevado a cabo durante el fin de semana múltiples inspecciones en los locales de la zona de la Alfalfa, que el sábado, concretamente, llegaron a doce, abrió un expediente sancionador a un local «por exceso de aforo» e interpuso diversas denuncias a particulares por el consumo de alcohol en la calle, los vecinos afirman que esas medidas no son suficientes y que el ruido de los clientes de los bares y de quienes hacen botellona en la calle siguen perturbando su derecho al descanso.

Así, la plataforma vecinal «Alfalfa Degradada» pide una mayor actividad por parte de la Policía Local ante la movida, al mismo tiempo que propone «adelantar la licencia de cierre de los locales de la zona dos horas antes».

La portavoz de dicha plataforma, la procuradora y vecina de la zona Silvia de Carrión, asegura que se siguen soportando ruidos en la zona y que este fin de semana «no se ha podido descansar», sin pasar por alto la «falta de soluciones», después de que el Ayuntamiento, la pasada semana tras reunirse con la plataforma, anunciara más presencia policial.

En este sentido, la portavoz vecinal ha explicado que ayer se reunieorn los afectados con el fin de «tomar nuevas medidas» que haga que el Ayuntamiento «reaccione de una vez», pues la situación es «insostenible».

En dicho encuentro se trataron con los vecinos nuevas medidas como acudir al Defensor del Pueblo o movilizaciones, además de plantear la posibilidad de adelantar la hora de cierre de los locales de la zona dos horas antes, «una medida que recoge la normativa y propuesta por el anterior gobierno, pero que hasta el momento no se había planteado al darse un año de tregua para ver resultados en la zona».

«Los vecinos no vamos a tolerar la inactividad contra la movida», ha incidido Silvia de Carrión, que señala que fue finalmente la Policía Local la que dispersó la «masificación» en la zona, después de que los vecinos llamaran también a la Policía Nacional, que acudió y «dio apoyo» a los anteriores. De Carrión asegura que «no se va a parar hasta que todos los vecinos puedan descansar», pues la Alfalfa está considerada Zona Acústica Saturada (ZAS) y por lo tanto «no se está cumpliendo con la normativa».

En la reunión de ayer decidieron también «conminar al Ayuntamiento para que haga cumplir la ordenanza de ruidos y la Ley Antibotellón».

«No pedimos nada del otro mundo —dice— solo que se cumpla la normativa como en otros ámbitos, como cuando nos multan si aparcamos mal».