El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha defendido este lunes que es «bueno» que la Alameda de Hércules cuente con un aparcamiento subterráneo en el que puedan estacionar «los vecinos» y las personas que acudan al casco histórico. El primer edil, ante el debate público que suscita este proyecto, defiende que la construcción de un aparcamiento en el bulevar de la Alameda no cambiaría «el uso de la superficie» de este emblemático espacio público. «Es bueno un aparcamiento en la Alameda. No cambia el uso de la superficie de la Alameda y facilita que puedan estacionar los vecinos y quienes van allí», ha defendido el alcalde en rueda de prensa.

El alcalde, así, ha esgrimido que se trata de una iniciativa de su propio programa electoral, que fue apoyado mayoritariamente por el electorado de Sevilla en los comicios municipales de 2011. «Es un proyecto que no perjudica a nadie. No se va a cambiar en absoluto el uso de la plaza», ha insistido.

Informe desfavorable
Recientemente, y por cierto, la Comisión provincial de Patrimonio Histórico, dependiente de la Consejería de Cultura y Deporte, informaba desfavorablemente sobre la modificación del planeamiento urbano promovida por el Ayuntamiento para autorizar nuevos aparcamientos subterráneos de rotación en el casco histórico. En concreto, y según el acta de la comisión, fue el 3 de abril cuando dicho organismo, reunido en sesión ordinaria, dictaminó sobre esta propuesta de modificación puntual del planeamiento urbano de Sevilla.

Sobre la eliminación del artículo del PGOU que prohíbe la construcción de nuevos aparcamientos subterráneos de rotación en el casco histórico, aspecto recogido en la citada propuesta de modificación del planeamiento urbano, la Comisión provincial de Patrimonio Histórico informaba desfavorablemente al suponer «una alteración del modelo de accesibilidad al conjunto histórico y del sistema de aparcamientos previsto para este ámbito».

Una plataforma en contra
La propuesta, según el documento, «altera sustancialmente las determinaciones estructurales y de ordenación pormenorizada (…), requiriendo por tanto la revisión del planeamiento de protección vigente de cada uno de los sectores del conjunto histórico». La plataforma social «No al parking de la Alameda», constituida por una serie de colectivos y organizaciones que rechazan la creación de este aparcamiento subterráneo, ha convocado de su lado, para el próximo 9 de junio, una jornada lúdica en el propio bulevar para reclamar al Ayuntamiento que desista de su iniciativa. En ese sentido, esgrimen estos colectivos que la ciudad ha vivido ya en 1962, 1975 y 1998 intentos infructuosos por materializar este proyecto y está vez tampoco prosperará.