Los transeúntes que esta mañana de martes, segundo día de huelga de Lipasam, han atravesado la calle Rioja se han topado con una alfombra de papeles. Los recortes de guías telefónicas han agudizado la sensación de suciedad en una de las principales vías comerciales de la ciudad. El Ayuntamiento de Sevilla atribuye estos «sabotajes» a los propios trabajadores de la empresa pública de limpieza.

La segunda noche de huelga de limpieza deja, según un comunicado hecho público por el Ayuntamiento, el volcado de contenedores en la vía pública en determinadas calles, la quema de los mismos y el «esparcimiento intencionado» de papeles en la vía pública en calles como Rioja, Tetuán, Cuna o Alcaidería. Zonas de especial tránsito comercial en el distrito Casco Antiguo.

En la nota, el Ayuntamiento ha afirmado que «todos los servicios mínimos se han cubierto». Si bien cabe destacar la total normalidad con la que se han llevado a cabo estos trabajos, hay que reseñar un caso aislado en el que un ciudadano ha insultado a una operaria de Lipasam, tirando delante de ella un montón de papeles y recriminándole la convocatoria de huelga.

Durante la jornada ha sido necesaria la actuación de la Policía Local. A petición de la Policía Nacional, todos los vehículos de Lipasam han salido todos a la vez. Unos 70 trabajadores han permanecido a las puertas de la cocheras del parque móvil de la empresa pública de limpieza abucheando a los empleados que no secundaban el paro.

Contenedores ardiendo

El Ayuntamiento ha informado de que varias personas provistas de pasamontañas, lo que impide su identificación, han sido vistas volcando contenedores. Tanto la Policía Local como los Bomberos han tenido que actuar en varios contenedores que han encontrado ardiendo. Durante toda la noche se han producido numerosas averías en los camiones de Lipasam que han tenido que ser escoltados por la Policía.

Los vecinos han mostrado su malestar por esta huelga y la Federación CAIS ha catalogado el paro como un «chantaje» a los sevillanos, percibiendo en el mismo intereses políticos para «desgastar al PP sin pensar en los ciudadanos». Muchos vecinos siguen sin saber los motivos que han provocado la huelga y se quejan de que los principales afectados son los ciudadanos.