Sevilla puede presumir de bares centenarios. Uno de ellos se llevó en la noche de este miércoles el cariño y afecto del barrio en el que está enclavado: San Lorenzo. La bodeguita que toma el nombre esta collación celebra sus 150 años. Una cita a la que asistieron personalidades de toda la ciudad y que sirvió de homenaje a un bar clásico del centro de Sevilla.

La historia de la bodeguita de San Lorenzo la inició una familia de montañeses, los González. El último propietario de esta saga fue Joaquín González Salguero y, después de ocho generaciones, este establecimiento cambia de propietarios y va a parar a las manos de Bodegas Vilasol, una sociedad fundada en Sevilla en el año 1946, que llegó a tener hasta 46 bares en Sevilla.

«Cuando cogimos el negocio, pensamos: si en 147 años ha funcionado la bodeguita, es una garantía de que tiene algo que la va a hacer seguir existiendo», asegura Fernando Rodríguez Galisteo, propietario de Bodegas Viñasol. «Si haces bien las cosas, pones cariño, tapas y productos de calidad y un unos empleados que están a la altura de la bodega, garantizas la continuidad del negocio», confiesa el propietario.

El nombre de bodeguita se justifica por su actividad. «Tenemos barriles en los que se cultivan olorosos, manzanilla o el vermú, muy famoso en Sevilla», explica Rodríguez Galisteo. «Tenemos familias completas que vienen con sus hijos o sus nietos a probar nuestro vermú», detalla el propietario, que confiesa que el gran atractivo de su establecimiento es «ser un bar centenario que no ha cambiado con el paso del tiempo».

Bodeguita San Lorenzo

La familia de la bodeguita de San Lorenzo ha podido sentir el calor de su barrio. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, entregó una distinción por la efeméride acompañado del delegado de Economía, Turismo y Fiestas Mayores, Gregorio Serrano; la delegada del Distrito Casco Antiguo, Amidea Navarro; la presidenta de la asociación de vecinos del barrio de San Lorenzo, Ana Sosbilla; el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Sevilla, Pedro Sánchez-Cuerda; los hermanos mayores de las hermandades del Gran Poder y de la Soledad y el párroco de San Lorenzo.

«Las cosas no pasan porque sí», ha explicado Zoido refiriéndose a los 150 años. «La simbología que se refleja en el azulejo -obra de Antonio Moreno Lastrucci-, donde se han cuidado todos los detalles, refleja el cariño que han puesto sus propietarios en conservar este bar centenario», ha añadido el alcalde.

Un cambio de imagen para el 150 aniversario

Sin grandes cambios, la bodeguita ya está sufriendo algunos cambios para adentrarse en el siglo XXI. Los nuevos tiempos imponen tener presencia en Internet, una cuestión para la que ya trabajan los propietarios. «Queremos meter la bodega en Twitter, en Facebook…», confiesa Rodríguez Galisteo. «El Ayuntamiento nos concedió la distinción de Patrimonio Gastronómico de la Ciudad y queremos aprovecharlo para que no solo los parroquianos, también los turistas y los vecinos de otras zonas de Sevilla conozcan la bodeguita de San Lorenzo». «Hay que llegar a más público -confiesa-, ese es el reto del 150 aniversario».

Bodeguita San Lorenzo