El Juzgado de lo Mercantil número uno ha admitido la solicitud promovida por la histórica institución deportiva Club Natación Sevilla, con más de 80 años a sus espaldas, para acogerse al procedimiento del preconcurso de acreedores, según informa el club en un comunicado publicado en su propia página web.

Este extremo deriva del «grave desequilibrio patrimonial» que sufre el club, que recientemente se veía obligado a cerrar sus instalaciones de la calle Trastamara. El club, en este comunicado dirigido especialmente a los socios, rememora la «clausura temporal» decidida recientemente para el complejo deportivo de la calle Trastamara a cuenta del desprendimiento de parte del techo de las instalaciones.

Y es que esta situación «ha provocado un importantísimo descenso del número de socios que ha venido a agravar la previa situación económica adversa en la que ya nos encontrábamos, sumiendo al club en una situación de grave desequilibrio patrimonial que, en este momento, nos impide de modo absoluto continuar con nuestra actividad, así como tender al pago de las deudas pendientes».

En consecuencia, la institución se ha visto «obligada» a solicitar la declaración de preconcurso de acreedores para «buscar alguna alternativa viable que nos permita atender al pago de nuestras deudas y continuar con la actividad».