El Real Alcázar estrenará en el mes de junio la inauguración de su nueva iluminación. La Fundación Sevillana Endesa ha firmado un convenio con el Ayuntamiento de Sevilla en el que acuerda colaborar para dotar de una nueva iluminación de la fachada del Patio de Banderas, la del Palacio del Rey Don Pedro y la del Patio de las Doncellas.

La remodelación de la iluminación existente supondrá una inversión de 290.000 euros aportados por la Fundación Sevillana Endesa. La nueva disposición de luces, compuesta por 136 proyectores tipo LED,  tendrá un consumo de solo 3,95 kilovatios (aproximadamente equivalente a dos estufas que pueden encontrar en los hogares).

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y el presidente de la Fundación Sevillana Endesa, Javier Benjumea, han firmado en la mañana de este viernes este acuerdo de colaboración en la sala de audiencias del Real Alcázar. La iluminación proyectada permitirá, además del embellecimiento de las zonas contempladas, su uso para espectáculos audiovisuales y como acompañamiento de locuciones, lo que favorecerá, según han asegurado los firmantes, la oferta turística del monumento.

Zoido ha resaltado «el compromiso de la Fundación Sevillana Endesa en esta iluminación que servirá para descubrir, valorar y apreciar aquellos detalles que singularizan el Real Alcázar». «Además de resaltar y poner en valor el enorme patrimonio cultural y monumental que ofrece Sevilla», ha afirmado el alcalde, quien también ha destacado la aplicación de las nuevas tecnologías, que «supondrán gracias a la eficiencia un ahorro energético».

Por su parte, el presidente de la Fundación Sevillana Endesa, Javier Benjumea, ha confesado la «satisfacción» de poder iluminar «uno de los monumentos más representativos de la ciudad». El máximo responsable de la Fundación ha recordado que lleva acometidas unas 300 obras en Andalucía y Extremadura, de las cuales, 50 son en Sevilla. «La primera fue la Catedral y el Alcázar estaba pendiente», ha afirmado Benjumea.

«Esta iluminación tiene como objetivo destacar la belleza arquitectónica y la importancia artística e histórica de estas singulares dependencias del Real Alcázar», ha afirmado Benjumea, quien también ha subrayado «el importante momento» en el que se acomete «para hacer más atractivo si cabe el Alcázar y que a su vez redunde en beneficio de la ciudad y genere riqueza y empleo».

El alcalde de Sevilla ha destacado que «este palacio ha vivido diferentes etapas en el tiempo, desde finales del siglo XI hasta nuestros días y desde sus muros ha contemplado la influencia de distintas culturas que han pasado por Sevilla». «Desde hoy, diversas partes del Alcázar van a contar con una mejora que permitiría mostrar de una manera más intensa su belleza», ha concluido Zoido.