La Federación CAIS, que integra a asociaciones vecinales, sociales, culturales y deportivas de Sevilla, ha reclamado a los trabajadores de Lipasam que reconsideren su participación en la huelga que que se ha iniciado este lunes. Esta organización señala a intereses partidistas como origen de esta protesta que tiene el objetivo de «desgastar al PP sea como sea sin pensar en el daño que se hace a la ciudad».

En un comunicado, esta federación sevillana se ha ofrecido a mediar entre la dirección de la empresa pública y los sindicados «para intentar, si es posible, limar las diferencias y que se llegue pronto a un acuerdo que sea beneficioso para todos». Al tiempo que ha cargado duramente con los trabajadores quienes, según denuncian, están «chantajeando con una huelga política».

«No les importa nada, absolutamente nada, lo que implique para Sevilla ni para los sevillanos, ni el costo económico que supondrá, ni la mala imagen que se llevaran los miles de visitantes viendo una ciudad sucia y llena de bolsas de basura», ha criticado la Federación CAIS en un comunicado firmado por su presidente, José Baena.

Esta organización ha solicitado mediante un escrito dirigido a los trabajadores que sigan negociando, «pero de verdad, sin intereses políticos». «Que cumpláis con lo estipulado en los servicios mínimos y que penséis en los muchos miles de vecinos de todos los barrios de Sevilla, gran cantidad de ellos en el paro desde hace bastante tiempo y que serán perjudicados por vuestra actitud», han recalgado.

«En un momento tan grave para la economía del país, donde hay más del 35 por ciento de paro en Andalucía y más del 50 por ciento de paro juvenil, donde ganar mil euros mensuales es un lujo», sigue el comunicado. «Vosotros tenéis un puesto fijo al que habéis accedido, y bien sabéis que, no por meritos sino por parentesco», denuncia CAIS.

Huelga a pesar de las ventajas laborales

La federación ha lamentado la huelga dadas las ventajas laborales que los trabajadores de Lipasam gozan en la empresa pública. «Cobráis todos los meses sin un solo día de atraso, tenéis buen sueldo, buenas pagas, ayudas para los libros de vuestros hijos, premios porque estos aprueben, ayudas sociales, prestamos sin intereses, premios por acudir al trabajo, etc.. y queréis ir a una huelga indefinida por que se os pide trabajar 37,5 horas semanales y que la empresa distribuya esas horas como el trabajo lo necesite, cuando al resto de los mortales se nos exige 40, en horarios partidos con sueldos muy inferiores», ha criticado la CAIS en el comunicado. «Nosotros los vecinos no lo comprendemos», detalla.