Abiertos. De mentalidad y hasta altas horas. Los comerciantes de la calle Regina y Viriato proponen a los sevillanos una jornada de compras nocturnas en la que la cultura adquiere un papel protagonista. Una cita que ni la lluvia se quiso perder.

Proliferan a la sombra de las Setas de la Encarnación. Son pequeños pero saben cómo plantar cara a las grandes superficies. En pleno debate sobre la ampliación de horarios, los comerciantes de la calle Regina mantienen las persianas recogidas hasta las 12 de la noche. Están a las puertas de uno de las zonas de tradicional vanguardia en la ciudad: la calle Feria y la Alameda de Hércules.

«Vimos que la fórmula funcionó en otras ciudades y otros barrios de Sevilla y decidimos implantarlo en el Regina Market», explica Soledad Ferrer, presidenta de la asociación y propietaria del establecimiento La Seta Coqueta. «La primera vez que lo hicimos nos pusimos de acuerdo los comerciantes para abrir hasta las 12 de la noche y, de forma paralela, programar actividades culturales y funcionó bastante bien, mejor de lo que esperábamos», confiesa Jesús Barrera, propietario de la librería Un Gato en Bicicleta. «Fue muy divertido, lo pasamos muy bien», confirma.

Compras, teatro y performances

En esta ocasión, su librería ha programado la obra de teatro «Ella Kafka», escrita por Joaquín Doldá y dirigida por Luis Fernández. El precio, también popular: cinco euros. Además, el escaparate acoge varias performances que consigue clavar en él los ojos de los transeúntes. Impactar a toda costa.

«En la originalidad está la diferencia, con la crisis el que no se distingue no sobrevive», argumenta Teresa, una de las clientes de Swee1.com. «Me gusta mucho este tipo de actividades, parece darle más vida al comercio», detalla.

La música anima la calle. Se forman corros y las tiendas reciben visitas. Mucho ver y poco comprar. «No hacemos esto para vender, se organiza para que la gente nos conozca», señala Jesús.

Algún despistado que no sabe de qué va la cosa y otros que han planeado la jornada para terminar el día en la calle Regina. «Sigo a La Seta Coqueta por Twitter y Facebook, me enteré de esta iniciativa y me he decidido a venir», asegura Gloria. «Hay que apostar por los negocios locales», concluye. «Es una buena idea para aquellos que trabajamos y no tenemos acceso a las tiendas en el tradicional horario comercial», subraya otra de las clientes.

Regina Market nace «de la iniciativa del asociacionismo entre comercios», afirma la presidenta de la asociación. Con la llegada, en los últimos años de nuevos negocios  nos unimos en una asociación a la que quisimos dar un nombre más acorde a los tiempos actuales y con el que poder atraer al público internacional, de ahí este Regina Market», desvela Sole Ferrer.

La unión hace la fuerza. Esa es su fórmula. Una idea de negocios que sazona bien su receta con muchas dosis de originalidad y cultura. Elementos que los distinguen en una cada vez más difícil competencia.