Peinecillos, pendientes, mantoncillos… el traje de flamenca va más allá del propio vestido. En Lamágora saben que los complementos marcan la diferencia para conseguir el look perfecto. Del taller de la diseñadora María Lama de Góngora salen abalorios pensados para impresionar en la próxima Feria de Abril. Esta sevillana compatibiliza el diseño con sus estudios universitarios en Barcelona. Una vivencia que ha marcado su última colección: Rumba Catalana.

Pregunta. Dada la cercanía de la Feria de Abril. ¿Cuál es la tendencia este año en cuanto a los complementos se refiere?

Respuesta. Siendo franca he de decir que no estoy muy puesta con las tendencias, parecerá raro viniendo de alguien que se dedica al diseño, pero me rijo por mí misma. Diseño y creo según los materiales que encuentro, este año la colección de Lamágora que a propósito se llama Rumba Catalana, por aquello de que ha sido creada en Barcelona donde actualmente resido, está protagonizada por el dorado.

De tendencias en moda flamenca es difícil hablar, porque es un atuendo que admite todo, y desde el complemento más sencillo al más exagerado. Los típicos pendientes de aro de flamenca nunca dejaran de ser tendencia, así como el clásico pimiento, hay un sin fin de combinaciones de materiales y detalles manteniendo siempre estos diseños. Aunque todo está inventado, en los complementos para el vestido de flamenca queda mucho por inventar.

Pendientes LamágoraNo obstante, creo que lo que actualmente está de moda es lo más antiguo, todo lo que conocemos como vintage, y Lamágora desde hace un par de años plasma esta influencia retro en sus diseños. Este año apuesto por el barroco, por eso el dorado, y el uso de piezas antiguas, botones, medallas, recuperadas en mercadillos y mercerías antiguas de Barcelona.

En cuanto a adornos en el pelo, por supuesto a parte de la flor, me gusta siempre complementar el peinado con un par de peinecillos. Las peinas grandes de acetato, bolas o carey las sustituyo por peinecillos diseñados en la misma linea que los pendientes, además Lamágora siempre añade detalles inspirados en la naturaleza, todos los años incluyo en la colección mariposas, libélulas, o flores en distintos materiales para encajarlas en el moño.

De broche admito casi todo, además me gusta que los complementos congenien pero que los pendientes, peinecillos y broche no tengan exactamente el mismo diseño. Me gusta que no falte un perejil, pero no ir perfectamente conjuntada (suena a paradoja).

El arte del collage tiene un papel importantísimo en todas mis colecciones, cromos alemanes, fotografías y papeles decorativos franceses e italianos se suman a los materiales que empleo para mis creaciones, me encantan el acabado que dan a cualquier pieza. Sin duda, son un sello de Lamágora. Recuerdo con gracia que algunos se rieron del primer par de pendientes hechos por mí que llevé en una Feria, me preguntaban que si eran de ArtAtack, el programa de manualidades para niños.

Siempre digo que una flamenca puede llevar el traje más atrevido del mundo y los complementos más psicodélicos, pero si el pelo lo lleva bien recogido, la flor arriba y un mantoncillo, la esencia permanece, y lo moderno se adaptará a la estampa más clásica.

Pregunta. Para los sevillanos es una de las épocas de mayor movimiento comercial ¿qué importancia tiene la Feria para una actividad como la suya?

Respuesta. Se convierte en la temporada alta, porque todas las mujeres buscan accesorios para el traje de flamenca nuevo o para renovar los del año pasado. Es una obligación para las sevillanas, toca adornarse, los que nos dedicamos a esto hacemos de esta necesidad nuestro mercado. Lamágora cuenta los años por Ferias, y cada feria añado nuevas clientas, es un escaparate magnífico, los accesorios tienen un papel importantísimo, no sólo el vestido, de hecho cambiando los complementos del traje consigues un nuevo look. Es una suerte tener un traje regional que se renueve constantemente, hace que muchísimas personas en Andalucía y más allá, «coman» del traje de flamenca. El SIMOF ha contribuido bastante a que la moda flamenca llegue año tras año a lugares que antes eran inimaginables alcanzarlos. Tenemos un producto muy bueno, y con el que la mujer está bellísima, (enséñale a cualquiera una foto de una mujer vestida de flamenca, a ver a quien no se le abre la boca), hemos de aprovecharlo.

Pregunta. Pero, además de la Feria, durante el resto del año también se mantiene la actividad. ¿Qué abalorios ofreces?

Respuesta. Claro, hay que mantenerse. Aunque la Feria sea el eje, Lamágora y su afán por crear no paran. A mí lo que me gusta es inventar, sea con el motivo que sea. Mi complemento estrella son los pendientes, es lo que más me gusta diseñar y creo que es lo que más se luce y por supuesto más adorna a una cara. Después lo siguen anillos y broches, considero que son un par de complementos que encajan en looks diarios o eventuales y por supuesto para no pasar desapercibidas. Además diseño y creo pulseras y colgantes, lo que menos, pero los hago.

Los tocados totalmente customizados son el otro fuerte de Lamágora, en este campo hay infinidad de combinaciones, diseños, formas, y posibilidades, por eso me gusta tanto. Volvemos a tener suerte en este aspecto, al ser del sur, en Andalucía, nos atrevemos y los tocados se han convertido en piezas casi obligatorias en las celebraciones.

A parte el año pasado comencé mi andadura en el diseño de complementos nupciales, y cada día son más las novias que confían en Lamágora. Otra locura a la que debo las gracias a la primera «loca» que en mí se fijó para que diseñara los accesorios de ese día tan importante. Porque si a alguien debo donde estoy, es a las cabezas locas y atrevidas que un día me dijeron; «María, ¿serías capaz de hacerme un tocado? o ¿te atreverías con el fajín de mi vestido de novia?».

Para hombres, diseño pañuelos para la solapa de la chaqueta y gemelos. Aunque hay algunos que se atreven con broches o condecoraciones Lamágora, un toque diferente. (Estoy deseando empezar con las corbatas)

Peinas LamagoraPregunta. ¿Qué singulariza tu creación? ¿Por qué se distingue de otras?

Respuesta. Si tuviera que escoger una palabra que recogiera el sello de Lamágora sería movimiento. Las creaciones de Lamágora están llenas de líneas curvas que inspiran movimiento, energía, luz. Complementos llenos de color, no soy muy de monocromáticos, nada sobrios. Sobre todo son complementos llamativos, que no pasan desapercibidos, porque creo en un accesorio casi protagonista, olvidando que su función es la de complementar.

Pregunta. En los tiempos que corren ¿es fácil emprender en el mundo de la moda?

Respuesta. En los tiempos que corren nada es fácil, pero he de advertir que el mundo de la moda cada vez tiene menos tabúes. Ahora se tiene más acceso a todo, se organizan muchísimos eventos, los canales de comunicación se han multiplicado, los blogs y redes sociales han dado un vuelco a este mundo. Todo esto ha hecho que cada vez se den a conocer nuevos y pequeños diseñadores que sin más parafernalia que su habitación como taller emprenden una aventura en el diseño, creación, comunicación y venta de todo tipo de vestuario o accesorio. Con lo que considero dos aspectos claves y opuestos, es más fácil emprender porque la comunicación es millones y millones de veces más rápida, pero a la vez, la competencia también, con lo que has de tener un sello inconfundible que cree una ventaja competitiva que te diferencie.

También es verdad que en Sevilla existe mucha competencia en el mundo de los complementos, la Feria además de una oportunidad, es la principal causa de que existan tantos creadores que empezaron con el diseño de accesorios para el vestido de flamenca y hayan expandido su negocio a otros complementos.

 Pregunta. ¿Son útiles los showrooms en los comienzos de la actividad?

Respuesta. Sin lugar a duda. Un showroom dinamiza el proceso de decisión y compra, crea un ambiente propicio para darte a conocer en otros aspectos, establecer relación con el cliente, un espacio para recrearse, un plan para quedar con amigos, conocer locales, hoteles, bares, espacios nuevos, un mecanismo de fidelización.

Tal vez para darte a conocer no sea el sistema con más éxito, pero sí el más asequible para los que empezamos desde cero, con una mano delante y otra detrás, y contando sólo con el apoyo de los más cercanos. Organizar un showroom en el salón de tu casa no es lo más chic ni un evento ansiado por muchos, pero sí el primer paso al que has de atreverte.

Pregunta. ¿Por qué se suele guiar a la hora de diseñar?

Respuesta. Siempre depende de lo que diseñe, si se trata de un encargo o de una colección, son procesos diferentes. Mis guías son los materiales que recolecte y uso ese verbo porque prácticamente es lo que hago, me encanta buscar en todo tipo de tiendas, y rebuscar en mercadillos, piezas antiguas, o tiendas que nada tengan que ver con la moda. Como decía, los materiales, mis gustos y si se trata de un encargo; la clienta y su vestuario.

Me gustan mucho los motivos naturales; hojas, flores, y todo tipo de bichitos, mariposas, libélulas, búhos, avispas, arañas…

 Pregunta. ¿Qué consejos darías a las mujeres de cara a la próxima feria en materia de moda?

Respuesta. Que sean ellas mismas, que sientan el traje de flamenca como su segunda piel y sobretodo que no se disfracen. Que no se dejen llevar por lo que se lleve o no se lleven, que escojan siempre lo que más les favorezca e intenten combinar colores, que no peleen por encontrar la flor, mantoncillo, pendiente o peinas del mismo color que la tela o del lunar, etc, sino que combinen, que en la variedad está el gusto y la Feria hay que llenarla de color.

 Pregunta . ¿Las sevillanas se dejan aconsejar o son de ideas fijas?

Respuesta. Como dice mi abuela «en la viña del Señor hay de todo», pero por lo general se dejan aconsejar. Sinceramente estoy muy contenta con mis clientas, depositan en mí su confianza, y eso es algo de admirar. Reconozco que con las que mejores resultado obtengo son las que simplemente me dicen el color de su vestido, con sólo un dato tienes mucha más libertad que si te insisten en mil observaciones o límites, y con miedo a diseñar algo que no les guste paralizas la creatividad. Sé que la primera vez cuesta y como mujeres que somos queremos estar perfectas e insistimos mucho en conseguir el resultado más reluciente y que más se ajuste a nuestra personalidad, pero la segunda vez el proceso siempre se estrecha y las clientas saben a donde vienen.

Detalle de una flamenca Pregunta. ¿Cómo llegas al mundo de la moda?

Respuesta. (Risas) No sé si estoy, y si lo estoy no sé desde cuando. Desde muy pequeña empecé a crear complementos para mí y los míos, y poco a poco tanto la cartera de productos como de clientas se ha ido agrandado. Cada nueva creación ha sido un experimento, y siempre animada por la demanda, si Lamágora existe es gracia a esas personas que se atrevieron y apostaron por mí.

Organizando Showrooms ya llevo cinco años, desde que Surrealista me publicara como nueva creadora otros 5. En cuanto a oficialidad y logística poco he crecido, tampoco lo he buscado. Sigo formándome y estudiando fuera, y ahora es el momento de dar el salto, estoy deseándolo, y las cosas se hacen cuando uno siente las fuerzas para luchar por ellas.

 Pregunta. ¿Qué esperas del futuro? ¿ves viable vivir de los complementos?

Respuesta. Pues es lo que espero, es el sueño de mi vida, disfrutar cada día de lo que más me gusta. Me encantaría montar mi propio taller. Para vivir de los complementos hay que ser muy competitivo, muy bueno, y sobretodo ser valorado. Es muy difícil hacer algo único a un precio asequible, la exclusividad y el precio nunca han ido de la mano. Desde luego para seguir adelante has de decantarte por una de las dos caras, porque actualmente lucho por llevar las dos por bandera y he de decir que es prácticamente imposible.

Es fácil vivir del diseño de un complemento del que se hacen millones de copias, y se venden como “churros” a precios muy económicos, o de diseños únicos vendidos a precios incalculables, pero ¿dónde está la media? Nos aburrimos muy rápido de todo, las TICs han hecho que todo fluya con tanta velocidad que lo que hoy se lleva, mañana se detesta y la originalidad es efímera.

 Pregunta. ¿Qué le pides a la próxima feria?

Respuesta. ¡Que bajen los precios de los vuelos para poder escaparme el fin de semana! (Risas) Será la primera Feria a la que no asista, ni yo me lo puedo creer. ¿Paradójico verdad?

Le pido que las que y los que (porque para los hombres tengo pañuelos y gemelos) que han optado por Lamágora triunfen. Que sean piropeados, que se sientan las más guapas y los más elegantes del Real, que contagien a otros futuros clientes, que se abra el abanico. Sobre todo que se alegren de haber elegido los complementos Lamágora, que disfruten llevándolos como yo he disfrutado haciéndolos, que brillen con luz propia.

Y que de lo contentos que estén, se animen a llevar creaciones de Lamágora en cualquier otra ocasión, hasta el día a día la merece.