Los hermanos Damián y David Díaz-Cantelar, directores de Estudio Buenavista, ha presentado al arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, el tercer libro de Viñetas Cofrades, una obra pionera en el  mundo cofradiero que utiliza el formato cómic para transmitir a todos los públicos las historias y leyendas de la Semana Santa. Todo un éxito que ha logrado situarse, en poco más de una semana y por tercer año consecutivo, como número uno en ventas en las principales librerías de Sevilla.

Asenjo con los hermanos Díaz-CantelarEl señor Arzobispo, protagonista también de una viñeta -donde aparece oficiando la ceremonia de coronación de la Virgen de Regla- elogió la calidad y originalidad de este trabajo editorial que se ha convertido en un clásico de nuestra cuaresma. El prelado afirma que «fomentará, en niños y adultos, los valores cristianos y el amor por nuestra Semana Santa».

En esta edición se ilustran algunos de los principales acontecimientos históricos vividos en la Hermandad de la Amargura. El cómic descubre a los sevillanos la asombrosa Leyenda de los Tres Cristos de la Vera Cruz. En las viñetas se recuerda la vieja tradición que rodea al Señor de la Salud y Buen Viaje de la cofradía de San Esteban, conocido popularmente como el Cristo de la Ventana. Y por último, dan a conocer algo más sobre los orígenes de corporaciones tan señeras como Santa Marta, Los Panaderos, Los Negritos o La Carretería. Los autores han querido rendir un sentido homenaje al Papa Benedicto XVI que aparece inmortalizado en una de las historias del cómic.

Respeto a la realidad

Parte del proceso de Viñetas cofrades

Los relatos que narran en Viñetas cofrades son «historias ilustradas, novela gráfica, con un total respeto al guión para que lo que se cuenta sea lo más real posible», detalla David. Todo está documentado «para ser lo más exhaustivo posible», afirman. En su ordenador acumulan fotos, grabados, dibujos y un largo etcétera para que sus ilustraciones sean «lo más fidedignas posibles». «Procuramos no dejar nada al azar», concreta Damián. «No queremos caricaturizar a ningún titular», confiesan.

Las páginas de cada cómic acumulan más de siete meses de trabajo. Documentación, guión, trabajo de ilustración y maquinación. Una labor ardua que minimiza la rentabilidad económica del proyecto pese al enorme éxito cosechado.

«Es un cómic de lujo», explica David, el ilustrador. «Hay viñetas que llevan más de una semana», detalla. Un hecho que obliga a la búsqueda de patrocinadores que alivien la carga económica. «No nos podemos mantener solo con las ventas», desvela. «La gente no es consciente de la cantidad de horas de trabajo que lleva este cómic». «Es un producto de muy lenta concepción pero de rápido consumo y, a escasas fechas de salir, la gente te demanda uno nuevo. Algo imposible», confirma David.

El tercer número de Viñetas cofrades ha salido a la calle con 2.000 ejemplares y se puede adquirir en las principales librerías de Sevilla al precio de 9,95 euros. En la edición de 2012, la publicación se convirtió en número uno en ventas en la categoría de no ficción. Un hecho que los hermanos Díaz-Cantelar quieren que vuelva a producirse.