Evita Percances y Alfred y Anna son los vecinos más «animados» del centro de Sevilla. En la calle Trastámara se encuentra una de las productoras de animación más punteras del país: Forma Animada. De su factoría han salido superhéroes y nominados a los Goya. Su secreto, saber adaptarse a los tiempos y evolucionar de la mano de la tecnología sin perder un ápice de creatividad.

Con la resaca de la Expo 92 y con muchas ganas de hacer cosas nació Forma Animada. «Aunábamos cuatro disciplinas: Bellas Artes, Infoarquitectura 3D, audiovisual e informática», recuerda Enrique Fernández Guzmán, el CEO de Forma Animada, una empresa que surgió como una cooperativa de cinco socios.

Alfred y AnnaY de realizar las primeras cabeceras para Canal Sur a realizar trabajos de realidad aumentada para importantes marcas. «Una de nuestras claves es la reinvención», explica Fernández Guzmán. «Vamos buscando la diferencia», detalla. «Y así ha sido a lo largo de toda la trayectoria», añade.

En la actualidad, unas 25 personas forman la plantilla de Forma Animada. «Pedimos versatilidad y creatividad, porque la faceta técnica se acaba aprendiendo», confiesa el CEO. «El perfil de nuestros empleados es una persona muy formada en las Bellas Artes o en Audiovisual», agrega. Además de la plantilla base, esta empresa sevillana da empleo indirecto a 150 personas. «La empresa crece y el próximo año esperamos crecer más», confirma Fernández Guzmán. Hasta su sede llegan hasta 300 currículos al mes.

Esta firma es la responsable de producciones como ‘Alfred y Anna’, un cortometraje de animación dirigido por Juanma Suárez que resultó nominado en la última edición de los Premios Goya y que el pasado mes de agosto empezó su carrera a por los Oscar. Entre sus avales, además de los muchos galardones que ha conseguido, también está la colaboración de Andreu Buenafuente (la única voz del corto, que es casi mudo) y la cantante de Coria del Río, Pastora Soler.

«Hacemos cine porque nos permite aplicar técnicas potentes al mismo tiempo que añadimos valor a nuestra marca», revela Fernández Guzmán. «Sirve para no oxidarnos, para no encasillarnos y depurarnos», asegura. «No nos da miedo los retos», confiesa.

De esta factoría sevillana también surgió el personaje de Evita Percances, protagonista de una serie de animación. «Empezó como un proyecto de contenido y pronto vimos el potencial», reconoce el CEO. «En Europa funciona muy bien, sobre todo en los países anglosajones, donde el personaje ha mutado el nombre a Abby Careful», detalla. «En Holanda hemos conseguido un 26 por ciento de share en la televisión pública», enumera. Aquí el secreto es «tener mucho contenido y dotarlo de muchos canales de distribución», explica.

‘Alfred y Anna’ o Evita Percances es solo una muestra del talento de esta empresa. En las mesas de Forma Animada se mueven en la actualidad más de una veintena de proyectos. La cifra asciende hasta la centena si se suman los potenciales que esperan en los cajones.

«Nos gusta crear», confirma Enrique. «La creatividad siempre ha ido en el lado opuesto de la productividad; es algo habitual en la cultura», detalla. «La clave es mantener el equilibrio en el punto medio, aquí el talento tiene que generar economía», afirma. «El arte sumado a la industria genera crecimiento», asevera.

Buenafuente con Forma AnimadaEntre sus clientes y partners destacan agencias de publicidad como Bassat Ovigly, Mccan Erikson o Taumaco, productoras audiovisuales como El Terrat (Buenafuente), Scope o La Claqueta, instituciones como la Junta de Andalucía, la Universidad de Córdoba, Imedes o el Canal de Isabel II de Madrid, además de agencias de marketing, cadenas de televisión y un largo etcétera.

Su trayectoria está lejos de complejos regionalistas.«En Andalucía todavía la cosa está muy verde, aunque hay casos de éxito», recalca. «Para que podamos decir que en Andalucía hay industria, cada euro invertido debería retornar multiplicado por tres», advierte.

En el ámbito de la animación 3D, Forma Animada creó en 2004 un sello propio, Pizzel Studios, siendo ambas responsables del primer largometraje de animación 3D producido íntegramente en Andalucía; ‘Misión en Mocland, una aventura superespacial‘ (2008) se vio  en más de 40 países.