El Ayuntamiento de Sevilla pondrá en marcha más de 200 plazas de aparcamiento en el solar ubicado junto a la Iglesia de los Gitanos y enmarcado en el entorno de los Jardines del Valle, con el objetivo de cubrir las necesidades vecinales de forma temporal hasta que se desarrolle el parking subterráneo previsto en ese mismo lugar.

En este sentido, fuentes municipales han que el concejal delegado de Movilidad y Seguridad, Juan Bueno; el director de Movilidad, Miguel Ángel Ruiz, y los representantes vecinales han mantenido un encuentro en el que se les ha expuesto esta solución “inmediata”.

Además, Bueno ha dejado claro que el aparcamiento de los Jardines del Valle «no se descarta» y que esta iniciativa temporal del uso del solar en superficie supone «una opción inmediata para dar soluciones a las necesidades de los vecinos del entorno». «No se renuncia de ningún modo ha realizar el aparcamiento», añade.

Cabe recordar que este aparcamiento es uno de los afectados por el conflicto generado por la empresa Aparcamientos y Equipamientos (Equipark), rebautizada después como Resipark y declarada en concurso de acreedores, que ha llevado a que el Ayuntamiento de Sevilla, tras declarar su responsabilidad patrimonial, haya tenido que iniciar la devolución de las fianzas otorgadas por los vecinos a esta empresa para reservar plazas en los aparcamientos subterráneos encargados en 2006 por el Consistorio pero finalmente no fueran hechos.

Así, en 2006 el Ayuntamiento otorgó a la sociedad mercantil Equipark, -constituida entonces entre Construcciones Azagra y MAG-3-, la construcción de 13 aparcamientos subterráneos. Se trata, en concreto, de los aparcamientos proyectados en la plaza Párroco Joaquín Morón, la calle Rafael Laffón, la calle Menphis, la plaza Argantonio, Pedro Vallina-avenida del Pueblo Saharaui, El Valle, el de la calle Cueva de la Pileta, el de la plaza Rafael Salgado, el de la Plaza Mayor, el de la plaza Árbol del Rey, el de Andalucía Residencial y los de las plazas de la Romería y de Eva Cervantes.

El 15 de febrero de 2012, el Juzgado de lo Mercantil número dos de Sevilla declaraba a esta empresa en concurso necesario de acreedores y a finales de aquel año, primero el Juzgado de Primera Instancia número uno de Sevilla, y luego el número 14 de la misma jurisdicción, estimaron las demandas colectivas promovidas contra Equipark por más de cien de los afectados. Las sentencias emitidas al respecto por dichas instancias judiciales condenaban a Equipark a reintegrar a los demandantes las cuantías adelantadas en concepto de fianza o reserva, más «los intereses generados» desde la entrega del dinero.

Ya el pasado 22 de marzo, y con estas sentencias sobre la mesa, el Ayuntamiento inició un expediente de «responsabilidad patrimonial» con relación a las cantidades adelantadas por estos vecinos para hacerse con las plazas de los proyectos de estacionamientos subterráneos, adhiriéndose a este expediente un total de 943 ciudadanos.

Tras cosechar el informe favorable del Consejo Consultivo de Andalucía en cuanto al mencionado expediente de responsabilidad patrimonial, que contempla devoluciones por un importe total de 1.035.000 euros, la Administración local consumó una modificación presupuestaria por la misma cuantía para comenzar a materializar las devoluciones en cuestión, unas devoluciones que se iniciaron el día 30 de diciembre.