Son la mínima expresión de la moda flamenca. De la talla 1 a la 12. Tres hermanas sevillanas organizan un showroom en el Hotel La Casa de los Mercaderes donde venden trajes clásicos para niñas.

Las hermanas Montelongo, Julia, Mercedes y Fátima, desoyeron la mítica frase de Alfred Hitchcock: «Nunca trabajes ni con niños, ni con animales ni con Charles Laughton». En su caso, los niños, en el caso más concreto, las niñas son su especialidad. Llevan cuatro años organizando un showroom donde dan rienda suelta a su creatividad al tiempo que facilitan el esfuerzo de las madres a la hora de adquirir un traje de flamenca para sus hijas.

Una idea que nace de la experiencia propia. «Cuando íbamos buscando un traje para las niñas de la casa no encontrábamos algo cómodo donde comprarlo y se nos ocurrió que era posible hacer este trabajo más fácil», explica Julia Montelongo. Por su actual showroom pasan madres con sus hijas en busca del traje perfecto, y de ahí salen perfectamente vestidas para la feria con los arreglos hechos y los complementos que mejor combinan.

«Las niñas tienen un horario determinado, unas necesidades y características que las hacen especiales, de ahí la necesidad de sacar adelante este proyecto pionero en Sevilla», revela Julia. Esta iniciativa es única en la ciudad, un hecho que se ha recibido con mucha aceptación. «Estamos muy contentas por el recibimiento. Cada vez nos conocen más madres y está funcionando muy bien el boca a boca», confirma Julia. «Las madres valoran la comodidad de encontrarlo todo en un mismo lugar», añade.

Las tres hermanas participan en el proceso de diseño de los trajes de flamenca. Eligen las telas, deciden el acabado y los complementos que mejor pueden ir. La fabricación la dejan en manos de otra empresa. Su imaginación empieza a gestar nuevos diseños apenas días después del final de la feria.

La marca de la casa son los trajes clásicos. «En los diseños de las personas mayores sí se nota más la influencia de la moda; en el caso de los modelos infantiles, no tanto», desvela Julia Montelongo. Las características básicas: «trajes de peso mínimo, con poco vuelo y magnas que no aprieten», afirma. «No hay que olvidar que son niñas que quieren correr y disfrutar de la feria sin que el traje suponga una limitación», concluye Julia.

El showroom flamenco permanecerá abierto hasta el próximo 27 de febrero en el Hotel La Casa de los Mercaderes (junto a la Plaza del Salvador) Calle Álvarez Quintero, 9, con horario ininterrumpido de lunes a sábado de 10.00 a 20.30 horas.