Mientras hace meses la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz, dirigida por Jesús Maeztu, exponía en una de sus resoluciones que las cifras prueban que «un amplio sector de la hostelería» de Sevilla instala «ilegalmente sus terrazas», una reciente notificación de la Gerencia Municipal de Urbanismo constata la imposición de una sanción de 600 euros a un bar del casco histórico de la ciudad hispalense, como «sexta multa coercitiva» por la explotación de «veladores instalados sin licencia».

En concreto, y según esta notificación recogida por Europa Press, en enero de 2008 la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento hispalense ordenó «la inmediata suspensión del uso de veladores instalados sin licencia» en un establecimiento enclavado en la confluencia de las calles Marqués de la Mina y Miguel del Cid, la denominada como Casa Rafita.

Las leyes, según la citada notificación, determinan que «el incumplimiento de la orden de suspensión dará lugar, mientras persista, a la imposición de sucesivas multas coercitivas por periodos mínimos de diez días y cuantía, en cada ocasión, del diez por ciento del valor de las obras ejecutadas, con un mínimo de 600 euros».

Veladores «sin licencia»

Y es que en una visita girada al establecimiento, en enero de 2014, fueron descubiertas «diez mesas, 30 sillas, tres taburetes altos y tres macetones», determinando los inspectores de la Gerencia de Urbanismo que «siguen existiendo veladores careciendo de licencia».

Por ello, en febrero de 2014, la Gerencia de Urbanismo acordó imponer a este negocio «una multa de 600 euros en concepto de sexta multa coercitiva por incumplir el acuerdo en el que se le ordenó la inmediata suspensión del uso de la instalación de los veladores existentes sin licencia», una multa publicada recientemente en el Boletín Oficial del Estado (BOE) después a lo largo de todo este tiempo no haya sido posible «practicar» la notificación a los interesados en persona a cuenta de diferentes motivos.

Foto: Google Maps